Etiqueta: Yucatán

Río pánuco y la ciénaga de la sierpe

Mi padre era aficionado a dos tipos de anécdotas: las vividas y las leídas en diarios internacionales. Recuerdo muy bien esto, pues repetía de tanto en tanto que detestaba los géneros literarios que no se alimentaran de la verdad absoluta de los hechos. En su fascinación por las historias del mundo, las grandes y pequeñas,

Seguir leyendo

En la primera línea

Por Iván Espadas Sosa   —¡Aquí lo tienes gordito!¡El regalo de cumpleaños, como lo prometí!—fue lo que Orestes escuchó mientras estiraba el brazo para recibir de uno de sus compañeros una servilleta arrugada en forma de bolita. La introdujo en el bolso interno de saco y se sirvió  de la cafetera que tenía al frente.

Seguir leyendo

México, territorio fantástico

Por Kelly Marian Pasos Yo pienso: hay que vivir; dificultosa y todo, nuestra vida es nuestra. Pero cuánta furia melancólica hay en algunos días. Qué cansancio. Rubén Bonifaz Nuño   Imagine, estimado lector, que toda la idiosincrasia del pensamiento mexicano aparece en un mapa. Las curvas, relieves y señalamientos con sus multitudes de colores ahora

Seguir leyendo

Las antologías me ponen triste (I)

Las antologías me ponen triste. Hace una semana compré una y todavía no consigo dejar de llorar. ¿Han pensando en lo duro que debe resultar ser un escritor consolidado y que un jovencito aparezca cinco páginas antes para opacarte? ¿Que esa voz en formación demuestre tener más punch y más destreza que tú, que has

Seguir leyendo

Minificciones de José Gamboa Pech

Los Flotantes Quiero hacerte el amor sin gravedad, flotar como globos de helio por el cuarto, rebotar por las paredes y el techo. En una de esas la ventana se abre y salimos sin percatarnos. Así, en cueros, nos alejamos del suelo sin preocuparnos, sin divisar que el viento nos arrastra sobre un sepelio, mientras

Seguir leyendo

Dos textos de Marco Almeida

Redención Aunque la gente alrededor lo mirara de pies a cabeza sin parar, no odiaba esa fila. Estaba sorprendido, la inquisición visual era una caricia que no penetraba el estampado psicodélico de su saco. –Pasaporte –Aquí está ­–“Jean-Patrick de Haes”, “belga”, bienvenido a México, señor Poniendo en práctica tres años de estudiar español, Patrick sobrevivió

Seguir leyendo