Etiqueta: Que no se nos haga costumbre el miedo

Que no se nos haga costumbre el miedo

    Eva tenía trece años y treinta y cinco kilos distribuidos en un cuerpo largucho y sin prisa en crecer. No supimos cuándo comenzó a encerrarse dentro de sí misma y decidió no volver a salir a la calle, a las fiestas de piscina o a la playa. Se molestaba con mi papá cada

Seguir leyendo