PO-PO-ETAS

A los poetas que jamás duermen para amanecer en la calle ciega Compartiendo un pan de palabras milagrosas Con tal de hacer brillar los corazones como el firmamento.   Esos po-po-etas que nunca visitan un parque Porque ciertamente solo hallaran excremento de mascotas Y jamás lo hacen temblar con versos de meteoros Que enfrenten el

Seguir leyendo

Ka’ap’éel íik’il t’aano’ob tumen James Sarao / Dos poemas de James Sarao

Táan in kaxtiktech Le ka’a jalchajen ti’ in k’ajlepij yaanten k’eel sikil in wich, tin wilik bix u síinil u júul mama luuna, bix ku jáayal yo’ lu chacho’obe che’o’ tu nakik tu chun sabakche’ utia’al u ka’a t’ochkuba tu tso’otsel ka’anal ja’. Tene kin náak’ch’aktik’ u xuul le’ob u che’ tin tuukul.   Sáast’íinka

Seguir leyendo

El último discurso de los muertos

Escuché a mi esposa intentar decir algo desde su ataúd, un débil susurro que no alcancé a entender. Sus palabras eran amordazadas por el olor a rosas y cempasúchil. Conforme llegaban más familiares, aumentaban las coronas de flores apiladas detrás y a los lados del féretro. Cada vez iba a ser más difícil entender qué

Seguir leyendo

El chile y la piedra

Alguna vez mi abuela sembró un chile amarillo en una maceta de su jardín. Lo echó como si nada a la tierra y esperó cuarenta días a ver qué resultado daba este proceso. Fue eterno para ella, cada día que transcurría contemplaba impaciente su maceta, añorando la llegada del momento en que por fin encontrara

Seguir leyendo

Tres poemas de Rodrigo Quijano

Fandango ¡Qué altos están los cerrojos! ¡Qué cortos mis dedos de hierba!   Le pediré a Febrero que traiga sus alas de luna bermeja,   que quiero alcanzar los pestillos de un cuarto desnudo en la niebla   ―que quiero zurcir las paredes con hilos de plomo y centella.   ¡Rogad a Febrero que corra

Seguir leyendo

La venganza del nazareno

Cuando rompió con el clero, aparte de maldecir a sus líderes, juró jamás volver a las iglesias. La ruptura fue brutal. Decía estar hastiada y no soportar más la hipocresía con que se manejaban las iglesias. Admiraba a personas como Martín Lutero. Sin embargo se había resignado a presenciar la Representación. –Deberías aprender de tu

Seguir leyendo