El último discurso de los muertos

Escuché a mi esposa intentar decir algo desde su ataúd, un débil susurro que no alcancé a entender. Sus palabras eran amordazadas por el olor a rosas y cempasúchil. Conforme llegaban más familiares, aumentaban las coronas de flores apiladas detrás y a los lados del féretro. Cada vez iba a ser más difícil entender qué

Seguir leyendo

El chile y la piedra

Alguna vez mi abuela sembró un chile amarillo en una maceta de su jardín. Lo echó como si nada a la tierra y esperó cuarenta días a ver qué resultado daba este proceso. Fue eterno para ella, cada día que transcurría contemplaba impaciente su maceta, añorando la llegada del momento en que por fin encontrara

Seguir leyendo

Tres poemas de Rodrigo Quijano

Fandango ¡Qué altos están los cerrojos! ¡Qué cortos mis dedos de hierba!   Le pediré a Febrero que traiga sus alas de luna bermeja,   que quiero alcanzar los pestillos de un cuarto desnudo en la niebla   ―que quiero zurcir las paredes con hilos de plomo y centella.   ¡Rogad a Febrero que corra

Seguir leyendo

Koyoc ganó un concurso de crónica

Koyoc ganó un concurso de crónica. Yo aparezco en su texto. Soy un personaje importante porque un policía con los ojos cristalizados y la boca entumecida me azota contra la pared, me golpea mientras grito algo sobre derechos humanos y los financiamientos millonarios que el gobierno supuestamente invirtió para volverlo menos imbécil. Junto a mí,

Seguir leyendo

Dos textos de Jonathan Espíritu

  Encuentro “Esta mañana amanecí con un agujero en la garganta donde se acumulan todas las cosas que no pude decir” escribo en la libreta desgastada mientras la espero afuera del edificio que acordamos. Otros escribirán los sucesos que me trajeron hasta aquí, por qué tuve que cambiar de nombre, huir de casa. El miedo

Seguir leyendo

La ciudad y los autos

Debo decir que estoy exhausto de la ciudad. De sus calles que son para todos –para todos aquellos que cuenten con un vehículo motorizado, de cuatro ruedas, por favor, que sea, además, último modelo. El peatón, fundador original de la ciudad, ha quedado relegado ante el deslumbramiento que ocasionan estos caballos de acero, con herraduras

Seguir leyendo