Categoría: Narrativa

Una caja y cuatro velas

Un relato de Antonio Asunción Pacheco

Donde nos esperan

Por Diego Duran.  “A mi marido se lo llevó un muerto”. La esposa del desaparecido gritaba que un cadáver surgió del patio de la vivienda. En la noche del 2 de noviembre, el matrimonio de la calle No.4, recibió con pánico a sus difuntos tras escuchar el crujido de los vidrios rotos.  “Lo que entró

Seguir leyendo

La noche de los hombres

Por Isaac Gasca 23:10 Luego de maravillarme con el exquisito lienzo Martirio de San Sebastián, de Giovanni Antonio Bazzi, concluí que mi cuerpo es susceptible a la unión con otro varón. En veintidós años de vida es la primera vez que pienso en eso y la idea no me repugna, incluso me fascina.  Siento crecer

Seguir leyendo

El patio de los crisantemos

Por César Rito Salinas. Entonces el lanchero alzó una manoen señal de reconocimiento, y llamó a su lado a los desertores. Jesús Gardea, El mueble Para Angélica Siempre me preguntas en qué pienso, digo. Si, nomás pregunto para saber dónde anda tu cabeza, dice ella. Y ahí está la niebla, pasando el corredor y el

Seguir leyendo

Río pánuco y la ciénaga de la sierpe

Mi padre era aficionado a dos tipos de anécdotas: las vividas y las leídas en diarios internacionales. Recuerdo muy bien esto, pues repetía de tanto en tanto que detestaba los géneros literarios que no se alimentaran de la verdad absoluta de los hechos. En su fascinación por las historias del mundo, las grandes y pequeñas,

Seguir leyendo

Más Cristina Morales y menos discursos fachos: Por favor, arrásalo todo

Por Equipo Efecto Antabus En tanto, la escritora Zoé Valdés esgrimió que lo vergonzoso no era la declaración, sino  el corte de cabello y los dientes de la autora. Los contrapesos: Luna Miguel, Rosa Berbel, Marta Rebón, Aixa de la Cruz y varios escritores más, también tomaron los espacios para fijar una postura distinta al

Seguir leyendo

En la primera línea

Por Iván Espadas Sosa   —¡Aquí lo tienes gordito!¡El regalo de cumpleaños, como lo prometí!—fue lo que Orestes escuchó mientras estiraba el brazo para recibir de uno de sus compañeros una servilleta arrugada en forma de bolita. La introdujo en el bolso interno de saco y se sirvió  de la cafetera que tenía al frente.

Seguir leyendo