Autor: eantabus

Las antologías me ponen triste (I)

Las antologías me ponen triste. Hace una semana compré una y todavía no consigo dejar de llorar. ¿Han pensando en lo duro que debe resultar ser un escritor consolidado y que un jovencito aparezca cinco páginas antes para opacarte? ¿Que esa voz en formación demuestre tener más punch y más destreza que tú, que has

Seguir leyendo

Minificciones de José Gamboa Pech

Los Flotantes Quiero hacerte el amor sin gravedad, flotar como globos de helio por el cuarto, rebotar por las paredes y el techo. En una de esas la ventana se abre y salimos sin percatarnos. Así, en cueros, nos alejamos del suelo sin preocuparnos, sin divisar que el viento nos arrastra sobre un sepelio, mientras

Seguir leyendo

De Coartadas, de Edwin Solano Reyes

No recuerdo ninguna puerta. Toda la tarde he caminado entre la luz opaca de esta ciudad perdida. Me he dejado interpelar por el viento que los automóviles a mi lado maltrataban. Me he dejado cercar por árboles que no sé qué buscaban en mis pasos. Toda la tarde he sentido el pavor de los semáforos

Seguir leyendo

Crónica de un 3 de diciembre

Parecía un domingo normal, de esos en los que los asalariados eligen para quedarse en casa y pasar el día comiendo helado frente al televisor. O por el contrario se atavían en la ropa más casual que tengan para disfrutar de un momento en familia. Los más afortunados harán ambos y se sentirán recargados para

Seguir leyendo

Mandani

Esto que voy a contar sucedió en Tzakap’u, cuna del imperio Purépecha, significa “lugar de piedras preciosas”, que es un pequeño pueblo asentado alrededor de una laguna. Por uno de los costados del pueblo se alzan unos cerros comunes. Lo que no es común, es que entre el verde vivo tan propio de los paisajes

Seguir leyendo

La muerte no era esa cosa que me contaron, de Pedro Reyes Martínez

Carroza   Recorrí Monterrey con mi abuelito en la espalda   Zigzagueamos con intermitentes, Abriendo camino a la gran marcha   [Yo no debí cargar a mi abuelito, Era el menor de sus nietos pero tenía barba Y quería incendiar el universo.]   […] Llegamos al panteón –Me falto el coraje para huir de Monterrey–

Seguir leyendo

El menú del peregrino guadalupano*

  Esta noche la Calzada de Guadalupe, al norte de la Ciudad de México, no sólo huele a la pólvora quemada de los cohetes que avientan algunos peregrinos que están a punto de llegar a la Basílica a rendirle culto a la Virgen de Guadalupe; también se respira el aroma del café de olla, los tamales

Seguir leyendo

¡Por favor, dígame que no hay muertos!*

    —Nunca en mi perra vida había escuchado balazos pero al oír la ráfaga me tiré al suelo, era un ataque y no quería morir en el lugar, —me dice el hombre que entrevisto y que señala con el dedo dónde se encontraba cuando sucedió el ataque a las instalaciones de la Vicefiscalía General

Seguir leyendo

Las milf y unas noches. Cuatro poemas de Ezequiel Carlos Campos

 Canto a las putas   (des)Canonicen a las putas. Jaime Sabines.     Hay que olvidar a las putas. Nuestro placer nunca ha sido su placer. Ya no nos satisfacen sus sucias vaginas donde nos hemos escondido por miedo a la tristeza. Sus senos con formas surrealistas dejarán de moldear los sentimientos de los que,

Seguir leyendo