Octavía E. Butler, la sembradora de distopías

Josué Tello Torres (1992) escribe sobre la primera entrega de la trilogía incompleta de Octavia E. Butler: La parábola del sembrador

No hay comentarios

¿Te gustaría leer estos libros? Puedes hacerlo de manera inmediata en Bookmate. Sólo debes activar el código EFECTOANTABUS haciendo clic aquí y  podrás disfrutar de un mes de lectura gratuita.

Por Josué Tello Torres

El que tiene oídos para oír, que oiga.

Mateo 13:9

En 2001, en su intervención durante la Conferencia de la ONU sobre el racismo, Octavia E. Butler habló sobre el argumento de un libro que quería escribir antes de su serie Parábolas: “[…] pensé que podría aprovechar la idea de una civilización en la que la gente sintiera empatía, es decir, compartiera todo el dolor y todo el placer que se causaban unos a otros.” Sin embargo, la idea de una ficción sobre “una civilización tolerante y pacífica” no logró concretarse porque se preguntó:

“Pero en la vida real, ¿qué nos haría más tolerantes, más pacíficos, menos propensos a necesitar una Conferencia de la ONU sobre el racismo?

Nada.

Nada en absoluto.”

En lugar de esa utopía, Butler decidió abordar ambos polos sensitivos, el placer y dolor, a través de las novelas distópicas La parábola del sembrador (Capitán Swing, 2021) y Parable of the Talents, en las que Lauren Olamina, una joven con hiperempatía, nos ofrece una mirada e interpretación de su presente ambientado en California, Estados Unidos, entre los años 2024 y 2027. Un presente caótico.

Por medio de su diario personal, Olamina registra los acontecimientos que tienen al borde a la humanidad: el cambio climático, las crisis económica y política, el control que ejercen los poderosos sobre el agua, las energías y alimentos; posturas que marginaron a gran parte de la población a vivir sin hogar y sin acceso a la educación, con niveles altos de prostitución y asesinatos. Estas condiciones se perciben normalizadas en la narración Olamina: “Pasamos junto a gente tirada en el suelo, durmiendo en las aceras; solo unos pocos estaban ya despiertos, pero nadie nos prestó atención. Vi al menos a tres personas que no iban a volver a despertarse nunca más. A una le faltaba la cabeza. Me sorprendí buscando la cabeza. Después de eso, intenté no mirar más.”

Pero para comprender desde dónde se narra La parábola del sembrador, al principio de la novela hay una conversación entre Lauren y su madrasta, una mujer que habla español como lengua materna:

“—¿Por qué no veíais las estrellas? —le pregunto—. Todo el mundo puede ver las estrellas.  

»—Por las luces de la ciudad —dice—. Las luces, el progreso, el desarrollo, todo aquello que ya no nos importa porque hace demasiado calor y somos demasiado pobres.”

Y es que Lauren se encuentra en medio de ambos polos, en el de la clase media, aquella que vive entre muros y con armas para protegerse, que mantiene al pasado como ancla para no desprenderse de sus mejores momentos de vida pese a la incertidumbre cada vez mayor y que tiene la esperanza de recuperar lo perdido, “vivir como era antes”, esa clase media que también se aferra a la religión.

En los evangelios sinópticos, Jesús explica, según Mateo, que en la parábola del sembrador “cuando alguno oye la palabra del reino y no la entiende, viene el malo, y arrebata lo que fue sembrado en su corazón.” En La parábola del sembrador de Octavia E. Butler la religión juega un papel preponderante y Lauren es quien oye y entiende lo “malo” (sí, entre comillas) que está sucediendo. Entre el arrebato y resignificación, Lauren dice que “Mi Dios tiene otro nombre. […] Hace por lo menos tres años que el Dios de mi padre dejó de ser mi Dios. Su iglesia dejó de ser mi iglesia.” Ese Dios, el de Lauren, es quien la encamina a crear Earthseed, la religión de los vivos, del presente y futuro. O, como diría Butler en el año 2000 para Locus Magazine: “usa la religión para llevarnos al espacio interestelar.” Sembrar en el exterior.

A 28 años de su publicación, La parábola del sembrador es una novela de ciencia ficción que refleja la lectura de los acontecimientos anticipados e incipientes de la segunda mitad del siglo XX, y que fueron (son) indiferentes para determinados públicos, academias y políticos. Una lectura de la que Butler era consciente y nos advertía que “Un montón de dinero gastado en otro viaje espacial absurdo cuando aquí en la Tierra hay muchísima gente que no puede permitirse agua, comida ni refugio.” Este mundo creado por Butler que no es tan distinto al que habitamos. O como escribió al periodista y feminista Gloria Steim para el prólogo del libro: “Si hay algo más aterrador que una novela distópica sobre el futuro, es una novela distópica sobre el futuro que se escribió en el pasado y que ya ha empezado a hacerse realidad”.

Páginas: 352 
Publicación: 2021
ISBN: 978-84-122817-8-1
Editorial: Capitán Swing

Josué Tello Torres (Cancún, 1992). Profesor, librero cofundador de Librería Cometierra y editor cofundador de la revista Efecto Antabus. Ha publicado crónica, reportaje y reseñas literarias en Pie de Página, Revista Clarimonda, Poscultura¸ entre otros.

Imagen perteneciente a la portada La parábola del sembrador (Capitán Swing, 2021)

Procesando…
¡Lo lograste! Ya estás en la lista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .