El Archivo Crescencio Carrillo y Ancona del Seminario de Yucatán. Su Historia e importancia

En esta entrega de #ElGuardiándelaHistoria, Carlos A. Mendoza Alonzo (Cholul, Mérida, Yucatán) nos escribe sobre el archivo de Cresencio Carrillo y Ancona, quien fuese obispo de Yucatán en el siglo XIX.

No hay comentarios

Por Carlos A. Mendoza Alonzo

Son muchos los estudios biográficos que se han realizado entorno a Crescencio Carrillo y Ancona, Obispo de Yucatán de finales del siglo XIX. Su importante incursión en los ámbitos de la Historia, la Arqueología, la Antropología, la Filología, la Literatura y lo clerical lo convirtieron en uno de los personajes más importantes del Yucatán decimonónico, por lo que no es de sorprenderse que su vida y obra sea de interés para la investigación.

Entre los estudios más importantes se encuentra el realizado por el Presbítero Doctor José Florencio Camargo Sosa[1]. Esta obra presenta la biografía más completa sobre el mencionado prelado, basando su estudio en la revisión y utilización del Archivo personal de este mismo Obispo, al que llamó Archivo Carrillo y Ancona del Seminario de Yucatán(ACASY). Para desarrollar dicho trabajo, usó fuentes primarias del Archivo Histórico de la Arquidiócesis de Yucatán (AHAY), el Archivo General de la Nación (AGN) y el Archivo Secreto Vaticano. El autor muestra al Obispo como un personaje importante para la Historia de Yucatán, capaz de desenvolverse de manera admirable en todos los rubros en los que participó, destacando su intervención en el desarrollo de la buena educación clerical en el Seminario, la promoción de la cultura maya y yucateca, su faceta como escritor de la historia regional, defensor de la patria y la Iglesia católica y su buena administración. Por todo ello, el propio autor le da el mote de “El obispo patriota”.

Otra biografía importante entorno a este obispo de Yucatán es la realizada por Víctor M. Suarez Molina[2], presentado en el III tomo de la obra El obispado de Yucatán historia de su fundación y de sus obispos, cuyos dos primeros volúmenes fueron escritos por el propio Crescencio Carrillo y Ancona y publicados en 1892. Al igual que Camargo Sosa, el autor, pondera la figura de este prelado al describir su trascendencia en ámbitos como la Historia, la Literatura y la Lingüística.

No menos significativos son los trabajos de Rivero Figueroa y Francisco Cantón Rosado[3], al igual que el de Francisco Sosa[4], en los que también destacan la labor intelectual, social y administrativa del Presbítero Crescencio.   

El Obispo Crescencio Carrillo y Ancona nació el 19 de abril de 1837 en la ciudad de Izamal, Yucatán. Sus padres fueron Maximiliano Pérez y Josefa Ancona. Desde muy pequeño, demostró su gran capacidad para el estudio al cursar a la edad de 14 años las clases de latinidad que impartía el Doctor José María González, prebendado de la Catedral, en la ciudad de Mérida, para luego presentar su examen de esta materia en el Seminario Conciliar de Nuestra Señora del Rosario y San Idelfonso el 23 de diciembre de 1852, e ingresando al mismo en enero del siguiente año[5]. En este lugar de estudio aprendió humanidades, lógica, metafísica, ética, física, teología, moral, dogmática, literatura e historia[6], además de emprender a la par un curso de Sagrada escritura y derecho canónico bajo la dirección del Presbítero Doctor Tomás Domingo Quintana Roo. Fue ordenado sacerdote el 25 de octubre de 1859 a los 23 años de edad[7].

Después de haber recibido las órdenes sagradas, Crescencio Carrillo y Ancona tuvo una activa participación en el establecimiento de una educación más completa para los futuros sacerdotes, fundando la cátedra de literatura en el Seminario Conciliar e instaurando la Academia de Ciencias Eclesiásticas que fungiría como un instituto auxiliar al Seminario ya citado. En este mismo, se abrieron la asignaturas de Sagrada Escritura, historia eclesiástica, derecho canónigo, literatura, liturgia, lengua maya y oratoria sagrada. Esto representó, sin duda, un avance considerable en la formación del clero en Yucatán, en pos de la consolidación de una educación más apropiada a los estándares de su tiempo.  

MUSEO YUCATECO

Crescencio fue un asiduo coleccionista de objetos relacionados a la cultura maya. Para 1869, su colección privada estaba conformada por 194 objetos, manuscritos y libros raros, varias conchas, erizos y estrellas de mar[8], convirtiéndose en su momento en la más grande en Yucatán.   

El 23 de mayo de 1870 se estableció de manera formal el primer Museo Yucateco, en el contexto de un México que buscaba reafirmar sus raíces culturales a través de su Historia, después de haber transitado por la turbulenta mitad del siglo XIX. Su primer director, promotor y principal benefactor fue Carrillo y Ancona[9], pues donó su colección privada para su creación. Su gestión como director fue muy importante, pues se encargó de su organización, reglamentación, difusión y crecimiento; todo ello propiciado por el reconocimiento a sus capacidades como escritor y amante de la historia y cultura yucateca. En 1874 fue removido de su cargo, sin reconocerle siquiera el derecho de propiedad de las obras dejadas. Su paso en este organismo lo reafirmó, junto a sus obras escritas de carácter arqueológico, filológicas e históricas, como uno de los intelectuales con mayor relevancia e influencia en Yucatán. Así lo demuestra su correspondencia personal, en las que sobresalen las muestras de amistad, agradecimientos, felicitaciones, intercambio de trabajos académicos e información, con la élite política, clerical e intelectual de México, e incluso de Europa.

A propósito de su faceta como historiador, su estudio denominado “El Obispado de Yucatán, historia de su fundación y de sus obispos” (1892) representa su obra más importante. En ella expone que la Diócesis de Yucatán fue la primera en instaurarse en Nueva España[10], y relata la labor pastoral y administrativa de todos los obispos que hasta ese momento habían pasado por esas tierras; además conjunta muchos de los escritos que hasta entonces había publicado. Para esto, utilizó como su principal fuente documental el Archivo de la Secretaría, lo que actualmente conocemos como el Archivo Histórico del Arzobispado de Yucatán y el Archivo General de la Arquidiócesis de Yucatán. Desafortunadamente muchos de los documentos que cita en esta obra no sobrevivieron al paso del tiempo, pudiéndolo comprobar al momento de realizar la reorganización e inventario del Archivo Histórico del Arzobispado de Yucatán entre los años 2013 – 2014.  

OBISPO

En 1883, ante las crecientes necesidades administrativas, aunadas a su vejez y enfermedades, Leandro Rodríguez de la Gala, Obispo de Yucatán de 1868 a 1887, propuso ante la Santa Sede a Crescencio Carrillo y Ancona como Obispo coadjutor de su Diócesis, a sabiendas de sus capacidades y múltiples virtudes demostradas en cada una de las acciones que había realizado en favor de la Iglesia católica y de su patria[11]. Dicha petición es aceptada por el Papa, el cual expide la Bula de nombramiento el 27 de marzo de 1884.

A la muerte del Obispo Leandro Rodríguez de la Gala, acaecida el 14 de febrero de 1887, Carrillo y Ancona es designado como Obispo titular en ese mismo año. Su gobierno administrativo y pastoral se caracterizó por las numerosas visitas pastorales que realizó en toda la Diócesis, el fomento de las devociones marianas, y la reorganización y actualización de la administración del clero católico.

El 19 de marzo de 1897 muere a la edad de 59 años debido a un padecimiento renal que padeció desde mucho tiempo antes. Las múltiples muestras de respeto, admiración y cariño por parte de la sociedad yucateca y más allá de ella, durante y después de su sepelio, son prueba fehaciente de la importancia que tuvo en su época.     

ARCHIVO CARRILLO Y ANCONA DEL SEMINARIO DE YUCATÁN (ACASY)

Este Archivo Histórico contiene información entorno a la vida y obra de Crescencio Carrillo y Ancona; desde su nacimiento hasta su muerte. El que quiera consultarlo se encontrará con una considerable variedad de documentación, en muchos casos inédita para la investigación histórica, que son prueba de la labor de este obispo en sus múltiples facetas.  

SU HISTORIA

El Licenciado Arturo Gamboa Guzmán, reconocido bibliófilo, fungió como ayudante, asistente personal, y mano derecha de Crescencio Carrillo y Ancona en su etapa como Obispo de Yucatán. Durante este tiempo recopiló toda la documentación emanada de su administración como máximo representante de la Iglesia católica en Yucatán; además de su correspondencia personal, manuscritos de sus obras, sermones, cartas pastorales, expedientes médicos, constancias de estudios, reconocimientos académicos, entre otros. Recopiló y agrupó esta documentación por temática, quizá después de la muerte del Prelado, posiblemente con la idea que pudiese servir este Acervo como fuente de estudio para los interesados en relatar la vida del que fuese su amigo. El mismo Arturo Gamboa Guzmán escribió una biografía sobre Crescencio Carrillo (Ver imagen 1) la cual se ignora si en algún momento se publicó, titulada “El Ilustrísimo Señor Doctor Don Crescencio Carrillo y Ancona”[12]. De igual forma, destacan los apuntes y señalamientos que realizó en los papeles que recubren los expedientes que conforman el ACASY (Ver imagen 2), prueba de que el Señor Arturo Gamboa fue el primero en darle un sentido temático a la variedad de documentos que conformaron el Archivo que hoy en día se llama ACASY.

Imagen 1
Imagen 2

Se desconoce en qué momento la documentación fue trasladada al Seminario Conciliar de Mérida, Yucatán, pero sí se tiene registro que es hasta en 1974 cuando su Rector el Monseñor Juan Arjona Correa[13] planteó un proyecto en beneficio de su conservación y reorganización, al igual que de los libros del fondo antiguo del citado Seminario, invitando a participar en tal propósito a Rodolfo Ruz Menéndez[14], reconocido historiador, bibliófilo y archivista. Así lo indica una nota publicada en El Diario de Yucatán el martes 5 de marzo de 1974 titulada “El libro de recepciones literarias del seminario conciliar de Mérida” cuyo primer párrafo dice:

El Señor Licenciado don Juan Arjona Correa, que acaba de cumplir sus primeros ochenta años, tal como dijera celebrado autor, con el mismo entusiasmo y amor por la cultura de los principios de Rectorado, que pronto llegará al medio Siglo, pues lo inició el 12 de marzo de 1926, se ha propuesto la total reorganización de la rica Biblioteca de su Seminario Conciliar de Mérida, en cuyo trabajo hemos tenido la oportunidad de prestar nuestra modesta colaboración[15].

De igual forma en El Diario de Yucatán, el día 31 de ese mismo mes y año, Ruz Menéndez publicó una nota titulada “Valioso archivo Ilmo. Sr. Dr. Don Crescencio Carrillo y Ancona”, en la cual el principal protagonista fue el Fondo documental que nos ocupa, al respecto mencionó:

Aunque hasta el día de hoy solo he examinado hasta la bolsa 60, inclusive, del valiosísimo Archivo del ilustrísimo Señor Doctor Don Crescencio Carrillo y Ancona, que para en ese Seminario a su digno cargo puede, desde luego, formularse los siguientes comentarios: El referido Archivo se encuentra contenido según relación escrita, cuya copia obra en mi poder en 85 grandes sobres o bolsas de papel manila, habiéndoseme informado que la bolsa Número 82 (Libro publicado a la Arquidiócesis”, más bien a la Diócesis que era entonces). No aparece.

Cada una de estas bolsas lleva un epígrafe, que pretende anunciar su contenido, aunque el hecho solo abarque un pequeño aspecto de él, ya que, cada caso, se trata de verdaderas misceláneas. Por ejemplo la bolsa número 54 se rotula “Museo Yucateco”, pero contiene además otras cuestiones, en tanto que numerosos manuscritos e impresos relacionados con este tema, se hayan en otras bolsas. Lo mismo debe decirse acerca de los manuscritos del Señor de las obras del Obispo Carrillo, desperdigados por todo el Archivo así como también de muchas otras cuestiones.

Dentro de cada bolsa, generalmente, los papeles se hayan agrupados por temas, por fechas o por nombres, utilizándose para ello papel de envolver, ya muy viejo y deteriorado, donde apenas puede leerse, la indicación de su contenido, escrita a lápiz por el Lic. Arturo Gamboa Guzmán, distinguido bibliófilo que fuera Secretario de Carrillo y Ancona[16].

En el mismo artículo, también se destaca el plan a seguir para su reorganización y cuidado

Aparte de lo ya dicho, podemos informar que este sistema de bolsas es malo, porque no permite la consulta fácil de los documentos y porque los estropea, pues se trata de papeles viejos y quebradizos.

Por tanto, se impone adquirir un archivador metálico de varios cajones, tamaño oficio, con llave, de preferencia horizontales, es decir, que pueda colocarse sobre una mesa o algún otro mueble, para que todo el Archivo esté a conveniente altura del suelo y pueda protegerse de la humedad, dentro de cada cajón los papeles se colocarán en carpetas tamaño oficio y, los más valiosos, además, en cajas de madera. 

Cuando ya se cuente con el mueble adecuado, deberá procederse a la cuidadosa reclasificación del Archivo, es decir, su inventario o índice, con el objeto que se sepa que contiene y dónde está, para que pueda ser fácilmente consultado por los investigadores[17].

Asimismo, Ruz Menéndez, señala su importancia para la investigación histórica:

El Archivo es riquísimo y por sí sólo puede permitir redactar una excelente biografía del Obispo Carrillo, la historia de su pontificado, así como aclarar numerosas cuestiones históricas muy anteriores.

Posee los manuscritos originales de casi todas las obras de Carrillo y Ancona, manuscritos de Don Juan Pio Pérez, del Padre Zuñiga, citados estos últimos por el Dr. Justo Sierra O Really, en el Tomo I, páginas de la 87 a la 89 de “Los Indios de Yucatán”, Mérida, 1890, página 35, así como otros muchos, unos mayas y otros castellanos.

Posee una estupenda colección de cartas d la época, que abarca a los más eminentes investigadores mexicanos de la época, como Don Joaquín Icazlbaceta, Don Nicolás León, Don Francisco Sosa Escalante, etc., y extranjeros, como Daniel Brinton, Hermann Herendt, Augusto Le Plongeon, Desiré Charnay, Brasser de Bourbourg, etc.; de Don Porfirio Díaz, de numerosos Gobernadores de Yucatán, como Octavio Rosado, Guillermo Palomino, Francisco Cantón, Daniel Traconis, Manuel Cirerol, etc.; de los más eminentes prelados de su tiempo y de numerosos particulares, de no menor interés.

Posee muy interesantes documentos históricos, tales como cartas de Don Andrés Quintana Roo, de Don José Matías Quintana, de Don Tomás Quintana, de Fray Manuel Martínez del Sacramento, de varios anteriores Obispos de Yucatán y del Obispo de Germanicópolis Don Manuel Pardío.

Posee innumerables documentos relacionados con la vida de Carrillo y Ancona y con sus trabajos de investigación.

No menos importantes son sus conjeturas, en cuanto a los documentos impresos que a su consideración son los más relevantes a nivel bibliográfico[18]:

Y posee, por último, muy curiosos impresos, como los que a continuación voy a describir, que se encuentran en la bolsa número 56 “Novenas y Libros de Devociones”, que creo tienen un valor bibliográfico y monetario verdaderamente excepcional. 

  1. NOVENA DE CHRISTO CRUCIFICADO CON OTRAS ORACIONES EN LENGUA MAYA. México, 1740. (14.5 centímetros de altura, con 27 fojas). Su autor es el famoso Fray Pedro Beltrán de Santa Rosa. El Ejemplar, aunque sin la portada y un poco estropeado, es quizás, EL UNICO QUE EXISTE. En la enciclopedia Yucatanense, Tomo XVIII, Bibliografía, página 88, se dice que sólo existía una copia hecha por Berendt. Carrillo y Ancona describe este ejemplar, que anuncia poseer, en “Disertación sobre la Historia de la Lengua Maya o Yucateca”, Cuarta edición. Mérida, 1937, páginas 99 y 100. Acompaña a este rarísimo impreso copia manuscrita del mismo hecha en Mérida, en 1858, por Benjamín Cuevas, en la que se dice que el original se escribió en 1738 y que el texto de esta copia manuscrita se tomó de otra copia hecha por el Cura de Ticul Fray Estanislao Carrillo, el 4 de mayo de 1884, sacándola de un cuaderno que estuvo en poder de Juan Tzuc, es decir, que ni el propio Fray Estanislao Carrillo vio nunca el texto impreso que ahora posee el Seminario Conciliar de Mérida.
  2. “NOVENA A CHRISTO NUESTRO SEÑOR CRUCIFICADO, EN VENERACIÓN DE SU MILAGROSA IMAGEN DEL SANTO CHRISTO DE LAS AMPOLLAS. QUE SE VENERA EN LA IGLESIA CATEDRAL DE LA CIUDAD DE MÉRIDA, PROVINCIA DE YUCATÁN. Dispuesta por un padre Presbítero de la Congregación del Oratorio de San Felipe Neri de esta ciudad de México. Reimprímese a expensas del Br. D. Nicolás Rodríguez de la Gala, Capellán de dicha Santa Imagen. Reimpresa en México por los herederos de D. Felipe de Zuñiga y Ontiveros, Calle del Espíritu Santo, año de 1795”, 14.5 centímetros de altura y 23 fojas, incluyendo portada y guarda posterior. ESTA ES, SIN DUDA, LA MAS ANTIGUA EDICIÓN CONOCIDA DE LA NOVENA DEL CHRISTO DE LAS AMPOLLAS. Carrillo y Ancona anuncia poseer este ejemplar y lo describe en “El árbol de la luz”. (Tradición popular). Historia del Santísimo Cristo de las Ampollas”, Mérida, 1887, páginas 14 y 15. Acompaña a este ejemplar, único y rarísimo, una edición hecha en Mérida, en 1854, en la Imprenta de José Dolores Espinosa, cuyo título dice: Novena a Cristo Nuestro Señor Crucificado en veneración de su milagrosa imagen del Santo Cristo de las Ampollas, que se venera en la Iglesia Catedral de la ciudad de Mérida. (Aumentado con el Santo Dios en verso).
  3. “ELOGIUM R. D. JOSEPHI VIVENTII ANGUAS, ET ALCOZER NOVAE HISPANAE SACERDOTIS.- FERRRARIAE. FRANCISCO POMATELLI TYPOGRAPHO.- MDCCLXXXVI.- DE SUPERIORUM FACULTATE”.- 15.5 centímetros de altura y con 21 páginas numeradas en romanos, más portada en foja aparte y guarda posterior, también en foja aparte. Trátase del famoso Elogio del R. P. Anguas, S. J., que falleció desterrado en Bolonia, habiendo nacido en Valladolid, Yucatán, escrito por el R. P. Mariano Brito, S. J. , su conterráneo. Este ejemplar es el que le envió, desde Italia, el Padre Brito, al Obispo de Yucatán Estévez y Ugarte y en su portada y contraportada tiene nota del puño y letra de aquel ilustre prelado. Estévez tradujo el Elogio al castellano  y lo hizo imprimir en Mérida, en 1813. Posteriormente se publicó esta traducción en el “Museo” Tomo I, Mérida, 1842, página 317 y siguientes y en el “Diccionario Histórico, Biográfico y Monumental de Yucatán”. Tomo I, Mérida, 1866, de Don Gerónimo del Castillo. Carrillo y Ancona anuncia poseer este ejemplar y lo describe en “El Obispado de Yucatán” Tomo II.- Mérida, 1895, páginas 961 y 962. Acompaña a este valiosísimo ejemplar manuscrito de Carrillo y Ancona, fechado en 4 de enero de 1870, en dos hojitas del mismo tamaño que el Elogio[19].

Cabe subrayar que estas publicaciones son reproducciones de las cartas que Ruz Menéndez le envió a Juan Arjona Correa a manera de informe, así lo revela la propia publicación en el Diario de Yucatán del 31 de marzo de 1974, citada anteriormente

El distinguido investigador, archivista y bibliotecómano (Sic) Lic. Rodolfo Ruz Menéndez ha estado colaborando en la reorganización de la Biblioteca del Seminario Conciliar de Mérida, emprendida por su dinámico Rector Monseñor Juan Arjona Correa. En ese plan de colaboración, el Lic. Ruz ha venido examinando el valioso Archivo del Ilmo. Sr. Dr. Don Crescencio y acaba de externar sus comentarios sobre el mismo en carta a Monseñor Arjona, de la que se ha servido facilitar una copia al DIARIO para su publicación, por conceptuar de interés general el conocimiento del contenido de ese Archivo, sobre todo para los estudiosos de nuestra historia.

*Véase el artículo del Lic. Ruz Menéndez sobre el libro de Recepciones Literarias del Seminario Conciliar de Mérida. Publicado en la edición de este periódico correspondiente al martes 5 del mes en curso (sic)[20].   

Igualmente, Menéndez presenta estas mismas cartas en 1976, en su libro “Ensayos Yucatanenses”[21], presentando también una tercera en la que aclara que la bolsa 82 titulada “Libro dedicado a la Arquidiócesis”no estaba extraviada, reconociendo que ese rotulo refiere al manuscrito de “El obispado de Yucatán. Historia de su fundación y de sus obispos, desde el Siglo XVI hasta el XIX”. Además, señala de manera general sus características 

El voluminoso manuscrito que nos ocupa, está protegido por dos viejos cartones, a maneras de pastas sueltas o removibles, en uno de los cuales hay pegada una etiqueta, con el número 82, escrito a mano, en rojo, y con una leyenda a máquina, en el mismo color, que dice: “Libro dedicado a la Arquidiócesis”.

Con respecto al “Inventario de escritos y pertenecías que fueron del Ilustrísimo Señor Obispo don Crescencio Carrillo y Ancona”, en el que se alistan ochenta y cuatro bolsas que contienen lo que queda de su interesantísimo archivo, aunque en realidad son ochenta y cinco, según lo hemos hecho notar, así como también otros errores en que se incurre, en carta anterior, publicada en DIARIO DE YUCATÁN, el domingo 31 de marzo de 1974, bajo el título de “Valioso Archivo el del Ilmo. Sr. Dr. don Crescencio Carrillo y Ancona. Comentarios del Lic. Rodolfo Ruz Menéndez”, recalcábamos la desaparición de la bolsa número ochenta y dos, la cual, en el citado inventario, tiene el epígrafe de “Libro dedicado a la Arquidiócesis”, por lo que, a no dudarlo, se trata del presente manuscrito, etiquetado, según hemos visto, bajo el mismo número e idéntico epígrafe, errado, desde luego, porque este libro es la historia de la Diócesis de Yucatán, que no fue Arquidiócesis, sino a partir de los primeros años de este siglo[22].  

En el año 2007 el Centro Peninsular en Humanidades y Ciencias Sociales (CEPHCIS) de la Universidad Autónoma de México adquirió la colección bibliográfica del Licenciado Rodolfo Ruz Menéndez, incluido, además, su Archivo Privado donde se destacan manuscritos y documentos relacionados a  la historia de Yucatán del Siglo XIX y XX. Entre los escritos de este acervo documental destacan cédulas reales, intestados, juicios civiles y criminales, amparos, capellanías, juicios de desamortización de bienes y correspondencias. Este último es importante para nosotros, porque a partir de su revisión se pudo constatar que la mayoría corresponde a  las cartas  de índole personal del Obispo Crescencio Carrillo y que en el pasado formaron parte de su Archivo privado (ACASY). Así lo indican las referencias encontradas en las guardas de los expedientes e incluso en los propios documentos (Ver imagen 3 y 4). También, en una de las carpetas se halló la relación del total de las “bolsas” y sus nombres (Ver imagen 5 y 6), la cual destaca Ruz Menéndez en las cartas enviadas a Juan Arjona Correa y que su vez fueron publicadas en el Diario de Yucatán, ya citadas en este texto. Las copias de estas cartas de igual forma se encuentran ahí. Podemos destacar que mucha de la documentación concierne a copias de las originales, sin embargo, se localizó una cantidad considerable de expedientes originales. Asimismo, hay que resaltar que además de cartas se encontraron manuscritos, oficios, circulares y mandatos de Carillo y Ancona. 

Imagen 3
Imagen 4
Imagen 5
Imagen 6

La documentación que se ha descrito no ha sido organizada por los Archivistas del CEPCHIS, pero sí está a consulta con el nombre de “Documentación de Crescencio Carrillo y Ancona” del Fondo Reservado.

En 1988 el Presbítero José Florencio Camargo Sosa, quien fungió como director del AHAY por espacio de 33 años, presentó la tesis titulada “Crescencio Carrillo y Ancona, Obispo de Yucatán (1837 – 1897)”, para optar el grado de Doctor en Historia de la Iglesia por la Pontificia Universidad Gregoriana en Roma. En dicha investigación el autor utilizó el Archivo de Crescencio como su fuente documental principal, citando por vez primera en una obra académica dicho Archivo, con el nombre de ACASY (Archivo Carrillo y Ancona del Seminario de Yucatán).  Fue hasta en el 2006 que su tesis se publicó en forma de libro con el nombre de “Crescencio Carrillo y Ancona, el Obispo Patriota”. Para entonces, el Acervo documental todavía se encontraba en las instalaciones del Seminario Conciliar de Mérida, ubicada en la colonia Itzimná.

En noviembre del 2013, como parte del proyecto de las autoridades eclesiásticas de la Arquidiócesis de Yucatán de conjuntar todos los Archivos Históricos a su cargo en un solo lugar a fin de propiciar su conservación y consulta, se trasladó el ACASY, del Seminario Conciliar a su actual ubicación el Archivo Histórico de la Arquidiócesis de Yucatán localizado en el Ex Convento de Conkal, Yucatán. Durante su reubicación se percató que los expedientes estaban casi iguales a como Ruz Menéndez los había citado años atrás; es decir, puestos en papel manila (Ver imagen 7 y 8) y señalados en él el nombre de la “bolsa”, con excepción de la “bolsa” 82 titulado “Libro dedicado a la Arquidiócesis” que como él recomendó se puso en una caja de madera [23](Ver imagen 9 y 10). Sólo se hallaron 70 bolsas en ese momento, faltando 14 con relación a las 85 que en 1974 Ruz Menéndez expuso y que Camargo Sosa luego cita. Se desconoce la causa de tal situación[24].

Imagen 7
Imagen 8
Imagen 9
Imagen 10

En la actualidad, el Corpus documental del ACASY está resguardado en cajas AG12 de polipropileno (Ver imagen 11) y recubierto cada legajo por papel cultural o de primer nivel (Ver imagen 12), en beneficio de su conservación. Además, se cuenta con su inventario general. Todo ello como resultado del trabajo que se ha realizado durante la gestión como director del Presbítero licenciado Héctor Augusto Cárdenas Angulo del 2013 hasta en la actualidad. Al presente se está realizando su catálogo, a sabiendas de su relevancia para la Historia de Yucatán.

.

Imagen 11
Imagen 12

Así pues, se invita a toda persona interesada en consultarlo.

BIBLIOGRAFÍA

Camargo Sosa, José Florencio. Crescencio Carrillo y Ancona, el Obispo Patriota. Editorial Área Maya, Mérida, Yucatán, México. 2006.

Rodolfo Ruz Menéndez. Ensayos Yucatanenses, Ediciones de la universidad de Yucatán, Mérida, Yucatán, 1976.

Mendoza Alonzo, Carlos Armando/ Estrada García Daniel Cuautli. “Valioso Archivo el del Ilmo Sr. Dr. Don Crescencio Carrillo y Ancona”. Revistas del INAH, Conservación y Restauración, pág. 75 – 85. https://mediateca.inah.gob.mx/repositorio/islandora/object/articulo%3A20326

Andrés Celestino, Novelo Álvarez. Cien años de cruz y gloria, Arquidiócesis de Yucatán. Edisal, Mérida Yucatán México, 2006, Pp. 11.

 Víctor Manuel, Suarez Molina, Historia del Obispado de Yucatán, historia de su fundación y de sus Obispos. Tomo III, Fondo Editorial del Estado, 1981.

José Dolores Rivero Figueroa – Francisco Cantón Rosado. Dos vidas ejemplares: Ensayos biográficos del Ilmo. Sr. Obispo de Yucatán Don Crescencio Carrillo y Ancona y de Monseñor Norberto Domínguez. Habana, Imprenta “Avisador Comercial”. 1918.

  Francisco Sosa. Don Crescencio Carrillo. Ensayo biográfico. En “Boletín de la Sociedad de Geografía y Estadística de la República mexicana, Tercera época. Tomo 1, número 12. 1873.

ACERVOS

Archivo Crescencio Carrillo y Ancona del Seminario de Yucatán (ACASY)

Centro Peninsular en Humanidades y Ciencias Sociales (CEPHCIS)

Nota aclaratoria: En el ensayo anterior titulado “El Archivo Histórico del Arzobispado de Yucatán, Historia e importancia” omití mencionar un hecho importante en el marco de la organización de este acervo documental; fueron el Mtro. Jorge Garibay Álvarez y el Mtro. Israel Lizardo Cetina Nahuat, quiénes crearon el cuadro clasificador, mismo que fue fundamental para posteriormente darle un orden definitivo a este Archivo Histórico.  


[1] Camargo Sosa, José Florencio. Crescencio Carrillo y Ancona, el Obispo Patriota. Editorial Área Maya, Mérida, Yucatán, México. 2006.

[2] Suarez Molina, Victor M. Historia del Obispado de Yucatán, historia de su fundación y de sus Obispos. Tomo III, Fondo Editorial del Estado, 1981.

[3]  José Dolores Rivero Figueroa – Francisco Cantón Rosado. Dos vidas ejemplares: Ensayos biográficos del Ilmo. Sr. Obispo

de Yucatán Don Crescencio Carrillo y Ancona y de Monseñor Norberto Domínguez. Habana, Imprenta “Avisador Comercial”. 1918.

[4] Francisco Sosa. Don Crescencio Carrillo. Ensayo biográfico. En “Boletín de la Sociedad de Geografía y Estadística de la República de méxico, Tercera época. Tomo 1, número 12. 1873. Pp. 733 – 742.

[5] Suarez Molina, Victor M Suarez Molina, Victor M. Historia del Obispado de Yucatán, historia de su fundación y de sus Obispos. Tomo III, Fondo Editorial del Estado, 1981, Pp. 1104.

[6] Andrés Celestino, Novelo Álvarez. Cien años de cruz y gloria, Arquidiócesis de Yucatán. Edisal, Mérida Yucatán México, 2006, Pp. 11.

[7] Camargo Sosa, José Florencio. Crescencio Carrillo y Ancona, el Obispo Patriota. Editorial Área Maya, Mérida, Yucatán, México. Pp. 72.

[8] Víctor Manuel, Suarez Molina, Historia del Obispado de Yucatán, historia de su fundación y de sus Obispos. Tomo III, Fondo Editorial del Estado, 1981, Pp.  1109.

[9] Fue nombrado director por el gobernador Manuel Cirerol.

[10] Es bien conocido y documentado el debate académico que sostuvo el Presbítero Crescencio Carrillo y Ancona con el Historiador Francisco Molina Solís, por este tema en específico. Para más información véase el IV tomo de La Historia del Obispado y sus Obispos, 1981.

[11] Camargo Sosa, José Florencio. Crescencio Carrillo y Ancona, el Obispo Patriota. Editorial Área Maya, Mérida, Yucatán, México. 2006, Pp. 108 – 109.

[12] Archivo Carrillo y Ancona del Seminario de Yucatán, Legajo 1 “Apuntes y datos de la vida del Señor Carrillo”.

[13] Rector del Seminario Conciliar de Yucatán del 12 de marzo de 1926 al 14 de febrero de 1980.

[14] Mendoza Alonzo, Carlos Armando/ Estrada García Daniel Cuautli. “Valioso Archivo el del Ilmo Sr. Dr. Don Crescencio Carrillo y Ancona”. Revistas del INAH, Conservación y Restauración, pág. 75 – 85. https://mediateca.inah.gob.mx/repositorio/islandora/object/articulo%3A20326

[15] El Diario de Yucatán, “El libro de recepciones literarias del seminario conciliar de Mérida”, publicado el 5 de marzo de 1974. En este texto, Ruz Menéndez cita las obras que a su parecer son las más importantes en cuanto a valor monetario y patrimonial, las cuales, actualmente, se encuentran resguardadas en la biblioteca del Archivo Histórico de la Arquidiócesis de Yucatán, ubicado en el Ex Convento de Conkal, Yucatán, cuyo traslado, del Seminario Conciliar ubicado en Mérida, al lugar ya citado, se suscitó en el año 2013. Actualmente se cuenta con un catálogo bibliográfico de las obras trasladadas, realizado por “Apoyo al Desarrollo de Archivos y Bibliotecas de México A.C.”.

[16] El Diario de Yucatán, “Valioso archivo Ilmo. Sr. Dr. Don Crescencio Carrillo y Ancona”, publicado el 31 de marzo de 1974

[17] Ibid.

[18] Destacar que los tres ejemplares que cita se encuentran actualmente identificados y se les ha aplicado intervención preventiva de conservación; se reforzaron los documentos y se crearon guardas especiales para su cuidado.

[19] Ibid.

[20] Ibid.

[21] Rodolfo Ruz Menéndez. Ensayos Yucatanenses, Ediciones de la universidad de Yucatán, Mérida, Yucatán, 1976.

[22] El Diario de Yucatán, “Del Archivo del Obispo Carrillo y Ancona, el manuscrito de su Obispado de Yucatán”, publicado el 23 de marzo de 1975.

[23] Otra recomendación que al parecer llevaron a cabo sus custodios fue ponerlos en Archiveros de metal, pues los documentos se encontraron dentro de dos de ellos, en el momento de trasladarlos.

[24] Las “bolsas” faltantes, por orden de enumeración, son las siguientes: 28, 29, 30, 32, 33, 34, 36, 38, 40, 61, 63, 83, 84 y 85.

Carlos Mendoza Alonzo. Originario de Cholul, Mérida, Yucatán. Licenciado en Historia por la Universidad Autónoma de Yucatán, estudiante del Master en Gestión de la Documentación, Bibliotecas y Archivos en la Universidad Complutense de Madrid, Coordinador General del Archivo Histórico de la Arquidiócesis de Yucatán. Especialista en temas de Archivística eclesiástica, Historia de la iglesia yucateca y religiosidad popular. Correo: carlos_mendozaalonzo@outlook.com

Tanto la imagen de cabecera como las que se incluyen en el ensayo fueron tomadas del Archivo Histórico de la Arquidiócesis de Yucatán y son cortesía del autor del texto.

Se está procesando…
¡Bien! Ya estás en la lista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .