U tsikbalil Arjoni

Te’ miercolesa’ k-táasiktech jump’éel ts’íibil ts’íibta’ab tumen James Sarao Cauich. Le’ ts’íiba’ túuxnaji’ ti’ u ketlamil “Tiempos de Escritura”, ichil u categoría tsikbal ich maaya t’aan.

Este miércoles te traemos una colaboración de James Sarao Cauich. Este texto fue participante del concurso “Tiempos de escritura”, en la categoría de narrativa en lengua maya.

No hay comentarios

Por James Sarao Cauich

Úuche’, wey Mok’ochae’ aanchaj juntúul chan xi’ipal u k’aabae’ Arjoni. Letie’ u t’uupil u ch’i’ibalil kolnáalo’obo’. Jump’éel k’iine’, u na’ Arjoni tu t’aanaj ti u ka’atuul paalal utia’al u taasiko’ob mejen k’úumo’ob ka’ ts’áan chaktak. Tu ya’alaj beyo’: Eeya’ paalale’ex xeen a tasiktene’ex k’úumo’ob, ba’ale’ jach kaláantabae’ex, ma’ sen náachtale’ex. Chen a bine’ex tu beelil u kool a taata, a wojéele’ex tu’uxi’, jach nats’ tu Ch’e’en Weech.

U suku’un Arjoni, jach tu k’ajóol u beejilo’ob (yéetel t’ut’ul beejoob) kaaje’, ba’ale’ u yíitsin ma’ (beey u ya’aliko’ob le paalalo’obo’ chen baaxal ku tuukultiko’ob). Letio’obe’ u máano’ob u áak’al San Bruno. Bey tune’, ka’ koojo’ob tu kool u taatao’, Arjoni mot’olaji’ ka’ ilik u chan loolil k’úum. Mixmáak tu yilaj bix tu nats’aj jump’éel chan moson iik’ yéetel tu bisaj ti’.

Yaan máax ku ya’alike’, ku yuuchul beya’: Tu nats’aj aruxe’ tu yiknal Arjoni, ka’a tu ya’alaj ti’:

−Ey chan xi’ipal, ba’ax ka beetik, ba’ax ka kaxtik.

−Chen kin baxtik u yich paak’al chan tsool -tu nuukaj ti’.

−Tene’ ma’ kin baxtik u yich le paak’al o’ chen tin kalantik le koolo’obo’ yéetel in yuuntun yéetel in tuunicho’ob.

−In na’e’, ku ya’alik mejen paalal, ma’ unaj u baaxal le yuuntuno’, chen meyaj tu ts’ajten, púutik ja’, juch’ ixi’im yéetel kuch si’. Ba’ale’, ka we’ensikten bix tun ka ch’inik le tuunicho’obo’.

−Je’ele’, chen beya’.

−Maaa jach muk’anech ma’ tin wilaj tu’ux p’aatij le tuunicho’.

−Tumen yaan ya’ab ja’abo’ob kin kalantik le lu’umo’oba’ ba’apachmil Ch’e’en Weech, ma’ in cha’aik u táats’ máansik k’ak’as máako’ob.

−Lelo’ ma’alo’ob, ba’ale’ jach ta juunaj weye’, ma’ in wilike’ uláak’ chan xi’ipal beeyeche’.

−Tene’ ma’ xi’ipalen, aluxen, ya’abo’on te’ k’aaxo’oba’. Míin ka páajtal a táakpajal t éetel, weye’ chen baaxal k beetik.

−Ma’ tin páajtal, yaan in suut yéetel in na’, táan u pa’atikten utia’al k jaanal, wáa ma’ séeb in súut tu yéetel nu ka’aj pa’lajtiken.

−Tumen le janalo’ ma’ chokokinsik a pool, le máako’obo’ ku ts’aaikto’on k o’och tio’olal k kalantik le k’aaxo’. Beyxan k yuumtsil ku tseentikto’on ka’ káan k xíimbalte’ tu aktun.

−Ma’ tin páajtal, jach tu jaajil, in suku’un yaan u sen kaxtiken le ka’aj u yile’ mina’anen.

−Leti’ ma’ tu páajtal u láak’into’on, mix iliko’on, tumen jach nojoch yéetel ma’ tu na’atik ba’ax k beetik. Ko’oten tin wéetel yéetel in majantiktech jump’éel yuuntun utia’al ka ch’iintik ba’alo’ob.

Beey tu tusaj ti’ le xi’ipalo’, beyxan ku tsikbaltiko’ob le nojoch maako’obo’, le ka’ k’uucho’ob Arjoni yéetel le aluxo’ tu aktun Yuum Chaak, le chan aluxo’ tu k’axtaj Arjoni, ts’o’ole ka’ tu káajsik u warants’íit beyo’: -Maaa, ts’o’ok u koojol le janalo’, bejlae’ yaan in na’ajtal. Ma’alo’ob lu’umkab, p’aaten weye’ u suutuk ka’a in kaxtik in nu’ukul utia’al in beet janal. Le lu’umkabo’ob jach chika’ano’ob, bey u book ya’e’, ba’ale’ meejen palal beey le tak’an chóoch.

Lelo’ ku sen tukultik ka’ kooje’ Yuum Chaak yéetel tu ya’alaj ti’:

−Ey teche’, ba’ax ka beetik.

−Chen ni ka’aj in meentik kots’bil mejen palal, ni ka’aj in puul ba’a tin chi’.

−Ma’atech, ba’ax ku yuuchultech, letie’e’ ma’ jump’éel siibil.

−Tu naajile’ ma’ yaabilta’ani’, ts’o’ok u ya’alajten laayli tu pa’laajtale’, mix tu k’áajaltio’ob.

−Cha’e’, le chan xi’ipalo’ ku páajtal u sutkubaj le múuyalo’ mina’anto’on.

U jaajile’ beey uuchij, le ka’a u líik’sik u yich u suku’un yéetel ma’ tu yilaj ti’, ku káajsik u kaxtik ti’ Arjoni, tak tu yilaj junmuuch’ ti’ chan paalal: −Ey, paalale’ex, ma’ ta wilike’ex wáa máanij in chan wiit’sin te’ beejo’.

Letio’obe’ ku ya’aliko’ob: −Beey, ma’ sáam k’áat máan tu betaj weye’, tu beelil Hacienda Carolina, tak to’one’ t a’alaj ti: “Arjoni ko’oten baaxal” ba’ale’ míin sataj u yiik’ tumen ma’ tu yiliko’oni’ beey u bisik le chan aluxo’.

U suku’un Arjoni ma’ jach tu na’ataj bix tun ma’ tu paajtal u yilik ti’ wáa tu tseel aanjij u yiits’in. Le ka’aj k’uuch tu yotoch tu ya’alaj ti’ u na’e’, ba’ale’ leti’ ma’ u k’áat u yu’ubal u t’aan, chen tu pa’laajti’, loloxaj u yaal, tio’olal sa’at u yíits’iin. Le ko’olela’, séeb tu t’aanaj ya’ab máako’ob utia’al u kaxtik u t’uup. Aj ts’oono’ob, aj kolnáalo’ob, aj tóok chúuk, xiibo’ob, yéetel ko’olelo’ob oko’ob ts’u k’aaxilo’ob San Isidro, San Francisco, Carolina, ba’ale’ ma’ chíikpajij Arjoni’.

Óotsil u mamae’, jach ka’ana’an, yaanchaj u kaxtik kantúul aj meen utia’al u tasiko’ob u yaal. Úuche’ aanchaj xan aj meeno’ob, wey Mok’ochae’ yéetel tu ba’apachmil (Bakab, Ya’axk’uk’ul, Ixil), letio’obe’ u yojéelo’ob ichil jump’éel kaaj yaan kanp’éel ti’its jach chíimpolta’ab tumen le máako’obo’. Te’elo’ yaan ch’eeno’ob, ts’ono’oto’ob wáa aktuno’ob, yéetel ichilo’obe’ yaan sujuy ja’. Le beetike’, le ka’aj u maamae’ Arjoni tu t’aanaj ti’ le kantúul aj meen, letio’ob jo’oso’ob jump’íit ja’e’ tu kamp’éel ti’its ti’ Mok’ocha’ yéetel tu biso’ob tu Ch’e’en Weech (u ti’itsil xaman). Te’ kuuchila’ tu ts’aj u yuuk’ul ti’ yuumtsilo’obe’ (u tiich’ Looj), ba’ax le yuk’ula’, yaan saka’, jump’éel sa’ ku bisik kab jach uts tu chi’ Yuum Chaak, yaan xan u k’ool yéetel kax yéetel tóokbi naal. Laaj ba’alo’obe’ ki’imakunsik u yóol yuumtsilo’obe’, ba’ale’ yaan k’iino’ob mix tu yéetel tu ts’ajton u yuutsil ka’an. La’aten le yuumtsilo’obo’ tu nukaj ti’ aj meeno’ob: u nae’ Arjoni ma’ unaj lolox ti’ mejen paal, tumen chen letio’obe ku páajtal u máan tuukul yo’olal bix tun le yóok’ol kaab táanil u k’aasil máake’. Tumen u sujuyil u puksi’ik’alo’ob tu kaxtiko’ob le iik’o’obo’ utia’al ku páajtal u yáantalo’ob utia’al jóoyab le lu’umo’ bey uuche’.

Yuum Chaake’ wáayta’an ts’u k’aax, tu bisaj u t’aan ti’ le meeno’obo’ tio’olal le iik’o’: Ma’atech u yuuchul k’ax t’aan, mix le k’eexo’, tumen xaanchaje’ex (le u ts’o’ok 7 k’iino’ob) tia’al u beetik Looj. Arjoni’ kuxa’an, yaan u ka’apúut kuxtal, ma’ u páajtal súut te’ lu’umo’ tumen u síispajal u yóol tu naajil sayabta’an. Wáa a k’áat a wile’ex, kaxte’ex jump’éel kuuchil táax tu k’aaxil Tun Pech.

Beey u meentiko’ob le aj meeno’obo’ tu biso’ob u t’aanil Yuum Chaake’ ti’ u na’ Arjoni. Ka’a u paklam t’aan ichilo’obe’, ka’ tu ya’alajo’obe u xíimbal u k’aaxil Tun Pech. Ma’ ya’ab u xaanchajo’ob ka’a koojo’obi’ te’ táax lu’um. Ba’ale’, téek u k’expajij u yóol u ch’i’ibal Arjoni, le ka’aj u yiilo’ob jump’éel che’il chakaj chúukpaja’an, pata’an beey u wiinkilil yéetel u yich Arjoni. Mix bik’in kun suut je’ebix u yantal ka’ache’, mina’an u t’aan, mina’an u yiik’. Tak bejlae’ ma’ ya’ab mejen paalal ku biino’ob ich k’aax, tumen ku ya’ala’al, asabe’ ku yookla’ab u pixano’ob tio’olal le yuumtsilo’obo’ ka’anil u yuumtsilo’ob lu’um.

El texto en español incluido en esta publicación fue escrito porque la convocatoria del concurso “Tiempos de escritura” solicitaba una versión del maya al español, aún cuando traducción y escritura en lengua materna son dos categorías diferentes.

Antiguamente, en Mocochá, existió un niño muy pequeño de nombre Arjoni. Él era el hijo menor de una familia de campesinos mayas. Un día, su madre les dijo a sus dos hijos que le trajeran calabacitas para hacer un caldo. Habló así: Oigan niños, vayan a traerme algunas calabacitas, pero cuídense mucho, no se alejen demasiado. Sólo vayan por el camino que conduce a la milpa de su padre, ustedes saben dónde, no muy lejos de el pozo de Chen Wech.

El hermano mayor de Arjoni conocía muy bien los caminos y las veredas del pueblo, pero su hermanito menor no (como se dice, los niños pequeños sólo piensan en jugar). Ellos pasaron la ciénega de San Bruno. Así, al llegar a la milpa de su padre, Arjoni se agachó para mirar las florecitas de las calabazas. Nadie vio exactamente cómo se acercó un viento malo y se llevó al pequeño Arjoni.

Hay quien dice que esto sucedió así: “Se acercó un alux junto a Arjoni, y le dijo:

−Oye niño, ¿qué haces? ¿qué buscas?

−Juego con los frutos de las tsolitas (variedad de calabazas chicas) −le respondió.

−Yo no juego con la cosecha de la siembra, cuido las milpas con mi honda y mis piedras.

−Mi madre dice que los niños no deben jugar con las hondas, solo nos da quehaceres, acarrear agua, moler el nixtamal, cargar leña. Pero yo quisiera que me muestres cómo tiras las piedras con eso.

−Así, mira.

−Maaa eres muy fuerte, ni yo vi dónde cayó.

−Es porque llevo años cuidando estas milpas que rodean Chen Wech, no permito que atraviesen estas tierras las personas mal intencionadas.

−Eso está muy bien, pero estás muy solo aquí, no veo a otro niño como tú.

−Yo no soy un niño, soy un alux, somos muchos en estos montes. Yo creo que puedes unirte con nosotros, aquí solo nos dedicamos a jugar.

−No puedo, debo regresar con mi madre, me está esperando para comer, sino llego pronto ella me va a pegar.

−Si es por la comida, no te calientes la cabeza, las personas nos dan nuestro alimento en agradecimiento por cuidar del monte. Incluso nuestro padre nos alimenta cuando lo visitamos en su cueva.

−No puedo, de verdad, mi hermano mayor me buscará mucho cuando vea que no estoy.

−Él no puede acompañarnos, ni siquiera puede vernos, porque es muy grande, no entiende qué es lo que hacemos. Ven conmigo y te presto una honda para que practiques.

Así es como engañaron al niño, también cuentan los ancianos, que cuando llegó Arjoni con el alux en la cueva del dios Chaak, el alux amarró al niño y empezó a gritar de emoción: Maaa, ya cayó la comida, hoy sí me voy a llenar. Muy bien humano, quédate aquí mientras yo busco mis herramientas de cocina. Los humanos son todos iguales, huelen a zapote, pero los niños huelen a chóoch maduro (zapote amarillo).

Esto tramaba el alux, cuando llegó el dios Chaak y le dijo:

−Oye tú, ¿qué haces?

−Solo voy a hacerme unos niños envueltos para puntalear (aguantar el hambre).

−No, ¿qué te pasa? él no es una ofrenda.

−Pero en su casa no lo quieren, él ya me dijo que siempre lo golpean mucho, ni siquiera creo que se acuerden de él.

−Déjalo, el niño puede convertirse en la nube que nos falta.

La verdad pasó de esta forma: cuando el hermano de Arjoni levantó la vista y no lo encontró, comenzó a buscarlo hasta que vio a un grupo de niños y les dijo: −Oigan, ¿no vieron si mi hermanito pasó por este camino?

−Sí, no hace mucho rato que Arjoni atravesó este camino, en dirección hacia la Hacienda Carolina, hasta nosotros le dijimos: “Arjoni, ven a jugar”. Pero parece que perdió el sentido, porque no nos vio, como si se lo llevara el aluxito.

El hermano de Arjoni no entendió cómo pudo perderlo de vista, si su hermanito estaba a su lado. Al llegar a su casa, el hermano mayor le quiso contar a su madre lo sucedido, pero ella no quiso escucharlo, solo lo abofeteó y lo golpeó mucho por haberlo extraviado. Esta mujer convocó rápido a mucha gente para que hallasen a su hijo menor. Cazadores, campesinos, carboneros, hombres y mujeres entraron en lo profundo de los montes de San Isidro, San Francisco y Carolina, pero no apareció Arjoni.

¡Pobre de su madre! cansada, tuvo que buscar a cuatro aj meeno’ob (sacerdotes mayas), para que traigan a su hijo. Antiguamente, también habían aquí en Mocochá y sus alrededores (Baca, Yaxkukul, Ixil, etc). Ellos sabían que dentro de cada pueblo hay cuatro esquinas sagradas (en los puntos cardinales), muy veneradas por las personas. Ahí hay cenotes, pozos o cuevas en donde hay agua virgen (milagrosa). Por eso, cuando los reunió la madre de Arjoni, ellos fueron a sacar un poco de esta agua de las cuatro esquinas de Mocochá y llevaron todo a Chen Wech (que era el punto del norte). En ese lugar se ofreció bebida a los dioses (en una ceremonia llamada Looj), pero ¿qué es la bebida? Así se le llama a las ofrendas que se entregan ese día, como saka’, que es un atole que lleva miel y es muy sabrosa para el dios Chaak, también se ofrece pebre con pollo y elotes asados. Todas estas cosas, alegran el corazón de los dioses, pero hay días que ni con ofrendas nos dan un milagro del cielo. Por eso, los dioses les contestaron a los aj meeno’ob: la madre de Arjoni no debió golpearlo mucho, porque los niños pueden rememorar cómo fueron los días en la tierra antes de la maldad del hombre. A causa de su bondad pura, los buscan los vientos para que puedan ayudarlos a regar la tierra, como sucedía antiguamente.

El dios Chaak, transformado, desde lo profundo del monte llevó un mensaje a los aj meeno’ob por medio del viento: No sucederá un acuerdo ni un intercambio, porque se tardaron (ya habían transcurrido 7 días) en hacer el Looj. Arjoni está vivo, tiene una doble porción de vida, no puede volver a la tierra porque su alma está tranquila en la casa de la abundancia. Si quieren verlo, búsquenlo en un lugar muy bien despejado en el monte de Tun Pech.

Así lo hicieron los aj meeno’ob, llevaron el mensaje del dios Chaak a la madre de Arjoni. Al platicarlo en mutuo acuerdo, concluyeron en visitar el monte de Tun Pech. No tardaron en llegar al espacio limpio y despejado que buscaban. Pero bruscamente cambió el ánimo de la familia de Arjoni, al ver solo un pedazo de madera de chakaj quemado y moldeado con la forma exacta del cuerpo y el rostro del niño. Nunca volvió a ser como antes, no tenía voz ni aliento.

Hasta el día de hoy, no muchos niños van al monte, porque se rumora que aún roban sus almas los dioses del cielo y de la tierra.

James Sarao Cauich. Titulado de la licenciatura en Literatura Latinoamericana (UADY) en el 2019. Ha participado en talleres y ponencias sobre literatura y lengua maya desde el 2015 a la actualidad. Colaboró en programas de radio en lengua maya (con temática del rap en lengua originarias), en la agrupación sin fines de lucro Radio Yúuyum. Ha colaborado en el poemario Por la señal del alba (2015) con poesía en lengua maya y en el dossier de Efecto Antabús (Revista de Literatura) en el 2017; así como en la antología de relatos Cuentos mayas entre nubes y piedras: vol I y II (2017 y 2019). Actualmente labora como docente de lengua y literatura maya en la Universidad Autónoma de Yucatán y en la Academia en Lengua Maya “Kaambal Maaya”.

Se está procesando…
¡Bien! Ya estás en la lista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .