Tres textos

En el día tres de la colaboración con la UPF, te presentamos tres textos de Flor Braier.

No hay comentarios

Por Flor Braier

La humedad

Nos despertamos tarde. Es el primer día en el departamento. La cama es el único espacio vacío en el cosmos de cajas sin abrir. Tardo en levantarme. Le miro las manos. Todavía son suaves. Todavía me gustan. Ésta es la fórmula para seguir juntos; un nuevo lugar, sin las marcas del tiempo. Cerca de la ventana; una cordillera inestable de libros irrumpe desde el suelo. Allá lejos; el Río de la Plata, una mancha marrón con horizonte de mar. 

Bajo al bar de la esquina a comprar dos cortados para llevar. La cafetera está rota y por ahora no podemos permitirnos una nueva. O al menos ésa es la sensación que manejamos. Cuando vuelvo, nos entregamos de lleno a la tarea del orden. –Juan, éste libro es tuyo, no sé qué hacía en mi caja–. Escuchamos música a un volumen alto así no tenemos que hablar. Algunas novedades discográficas, otros clásicos infalibles. Cuando llega la noche estamos demasiado cansados para cocinar y alguno de los dos hace la pregunta retórica ¿pedimos lo de siempre?.

Al día siguiente, salgo en ayunas de nuevo. Vuelvo con los vasos de plástico quemándome en las manos. Al llegar al edificio, me detiene el portero. Aparentemente hay un moho tóxico en expansión y están evacuando a los vecinos. –Un problema de humedad que invadió todo el inmueble–. Me quedo mirando una mancha verde oscuro casi negro en la pared del hall. No sé cómo no la había visto antes. Es gigante y trepa por la pared de la escalera. Baja una vecina joven con un pañuelo en la boca, tosiendo y hablando con un perito del seguro del edificio que le explica que no se puede respirar ese aire contaminado. –Tienen que evacuar hasta que resolvamos el problema-. Dejo los cafés en la mesa de la entrada y camino como una autómata. Atravieso el barrio abstracto de rascacielos y puentes y de pronto estoy frente en el río. Avanzo entre montañas de escombros y aves delicadas hasta llegar a la avenida.

Al llegar al edificio, me detiene el portero. Aparentemente hay un moho tóxico en expansión y están evacuando a los vecinos.

Ya en el taxi, miro mi celular y no hay ningún mensaje. Sin embargo mis dedos en la pantalla van a toda velocidad mientras las luces de los semáforos encienden su verde más radiante. Abro la billetera y miro el número secreto de la tarjeta de crédito. 337. Entonces aparece la confirmación. Es una compra. Irreversible. Es un pasaje de avión. Siempre quise conocer Chile. Siempre me imaginé una vida ahí. Estoy llegando al aeropuerto y no sé nada de Juan. Quizás tuvo tiempo de armar una mochila con algunas mudas de ropa. Cuando cruzamos la cordillera de Los Andes una azafata anuncia con voz serena que hay que abrocharse los cinturones de seguridad.  Después de las turbulencias, aterrizamos. No tengo equipaje así que busco la salida y sigo caminando. Le escribo un mensaje a Juan para decirle que puede quedarse con mis libros y para contarle que desde el avión vi una nube insólita, extraña. No pude mirarla directamente porque el sol le quemaba los bordes. Tenía la forma exacta de la mancha.

Bicho torito

Empezar a darle guerra al bicho torito

que se come las raíces del jardín

aplacar lo ríspido en las llamadas larga distancia

¿traficar más imágenes, menos palabras?

recordar nombres propios, anécdotas que armen

un sentido ilusorio de unidad


consultar para eso a Claudia


antes de que sea mamá y acceda


al otro lado de las cosas


comprar olla pequeña


mirar el pronóstico y en caso de ser negativo

destender la ropa sin vacilar


invertir prioridades


describir residuos del sueño

sin pretensiones literarias:


el agua las flores el gato el vampiro-bebé


lograr una presencia menos intensa


más difusa en el trabajo y en el mapa familiar

abandonar la idea del orden oriental


evaluar colores para pintar la reja de la ventana

pero sobre todo empezar


a darle guerra al bicho torito


que se come todas las raíces del jardín.

Inundación

Un día me despierto y el agua


me llega hasta las rodillas


los libros ondean como peces de río


una bufanda nada a la deriva


la vajilla se hunde


solo flotan las tacitas chinas


ya es tarde para salvar el manual de insectos

que es parte del fondo marino


y yo que quería hacer tantas cosas


ser bailarina


esperar el tren en polainas


estirar el brazo como un junco


por arriba de la cabeza


caer siempre bien parada

impuntual pero esbelta


rota pero esbelta.

Flor Braier Kantor publicó dos libros de poemas: Bambalinas (Editorial Vinciguerra, Buenos Aires) y Los nombres propios (Editorial Caleta Olivia, Buenos Aires). Poemas suyos formaron parte de la antología Poemas y relatos desde el Sur (Ediciones Carena, Barcelona). Como música solista su último disco editado es Duermen los animales.

Se está procesando…
¡Bien! Ya estás en la lista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .