La NBA y el #BlackLivesMatter

No hay comentarios

Por Josué Tello Torres

La historia reciente

“El lema Black Lives Matter está escrito en las duelas con una gran impresión negra brillante.” Clic. “Las duelas mostrarán protesta racial.” Clic. “La NBA está tan comprometida e involucrada con la lucha por la igualdad racial al punto de que cumplió con lo prometido al afirmar que apoyaría al movimiento ‘Black Lives Matter.’”

El 21 de julio, periodistas recorrieron las canchas de la “Burbuja”, en Orlando, de cara al reinicio de la temporada de la NBA. El motivo, conocer e informar sobre las instalaciones y los mensajes de apoyo a la comunidad afroamericana por el asesinato de George Floyd a manos de la policía de Mineápolis, en Minesota.

Se podría pensar que la Asociación Nacional de Basquetbol utilizó el marketing en tiempo real, como se le conoce en la comunicación cuando las marcas toman para su beneficio los discursos de alguna eventualidad importante; o, quizás, porque tenían la obligación de hacerlo: cerca del 80 por ciento de los jugadores son afroamericanos, sin olvidar que sus dos máximas figuras en las últimas cuatro décadas son afrodescendientes: Michael Jordan y LeBron James; o, sobre todo, porque los jugadores se han involucrado en estos temas sin las condicionantes o amenazas como en el pasado, usan las redes sociales para expresar desigualdades, denunciar y crear comunidad, salen a las calles para mostrar solidaridad, exigir respuestas. Ya no solamente figuran sobre una duela.

Lo anterior fue tendencia en medios de comunicación y redes sociales, y también trajo consigo mensajes como los del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump:

Y el partido terminó para Trump: jugadores y entrenadores del Utah JazzNew Orleans PelicansLos Angeles Lakers y Clippers se arrodillaron mientras se interpretaba el himno nacional.

Sumado a las jerseys con frases en lugar de los nombres de jugadores: Liberation, Black Lives Matter, How Many More, Say Their Names, Education Reform, Equality, Enough… Así concluyeron los 8 juegos restantes de la temporada y comenzaron los playoffs, hasta que policías dispararon por la espalda al ciudadano Jacob Blake en Wisconsin, a unos kilómetros del Fiserv Forum, estadio de los Bucks de Milwaukee.

26 de agosto del 2020

A las 16 horas, tiempo del este, los Milwaukee Bucks debían de estar sobre la duela para enfrentar el quinto juego de la primera ronda de postemporada contra el Orlando Magic. Los oficiales fueron a los vestidores: los Bucks no iban a salir. Pasaron un par de horas hasta que el equipo de Milwaukee, encabezados por el escolta y el base Sterling Brown y George Hill, atendieron a los medios de comunicación respaldados por sus compañeros: “A pesar de la abrumadora petición de cambio, no ha habido ninguna acción, así que hoy nuestra concentración no puede estar en el basquetbol.”, se oyó de la voz de Brown, con un tono como la mirada: impotente, retadora y triste. Le siguió Hill: “Cuando salimos a la duela y representamos a Milwaukee y Wisconsin, se espera que juguemos a un alto nivel, demos nuestro esfuerzo y que cada uno se haga responsable. Nosotros nos apegamos a ese estándar y en este momento exigimos lo mismo de nuestros legisladores y fuerzas del orden. Pedimos justicia por Jacob Blake y exigimos que los policías rindan cuentas.” Que levantó el rostro cubierto parcialmente por una sombra generada por su gorra, pausó, por un instante dejó de leer, miró al frente y sentenció: “Recuerden votar el 3 de noviembre.”

En redes sociales se extendió el apoyo a los Bucks y a Jacob Blake: Celtics de Boston, LA Clippers, Portland Trail Blazers: JUSTICE FOR JACOBS, HOW TO DEMAND ACTION. National Basketball Players Association: THE REVOLUTION WILL BE TELEVISED. Los mensajes fueron respaldados por acciones. El ex basquetbolista Kenny Smith dejó el estudio del programa de televisión en vivo en TNT: “Creo que lo más importante, como hombre negro y ex jugador, creo que lo mejor es que apoye a los jugadores y no estar aquí esta noche.” dijo antes de retirarse. En la WNBA, las jugadoras pararon todos los partidos pero salieron a la duela con playeras blancas rotuladas al frente con el nombre de Jacob Blake y detrás con 7 disparos pintados en rojo. La liga de béisbol y el fútbol profesional también se sumaron a las protestas.

Por instantes, ayer por la noche, la NBA tambaleó. Los equipos de Los Ángeles, Clippers y Lakers, anunciaron su postura de no continuar con la postemporada, ambos vestidores son comandados por el jugador y reciente campeón de la liga, Kawhi Leonard, y por uno de los mejores jugadores de la historia dentro y fuera de la cancha, LeBron James. Hasta la escritura y publicación de este texto, los juegos se mantienen pospuestos, en la incertidumbre, en el aire. Aún no se sabe cuándo se reanudarán, si es que sucede. O bajo qué condiciones se hará en un deporte donde el empresario es blanco y el trabajador negro, como escribió Pablo Muñoz Rojo para hablar sobre el baloncesto y el racismo. En los próximos días se sabrá si los propietarios de las franquicias respaldan las decisiones de los jugadores y se involucran en la lucha contra el racismo, exigen justicia; o bien, se sabrá si la NBA es discurso, marketing, clic.

Alicia Hernández Sánchez (Ciudad de México, 1996) se licenció en Comunicación y Medios Digitales en el Tecnológico de Monterrey. Usa el pseudónimo Alicia Maya Mares. Actualmente cursa el 12º Máster en Creación Literaria de la Universitat Pompeu Fabra. Ha publicado en la sección Piensa Joven del Heraldo de México y en la revista digital Carruaje de Pájaros.  

Procesando…
¡Lo lograste! Ya estás en la lista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .