XU RO’

Oscar Zárate González, poeta oaxaqueño, nos presenta una serie de poemas.

No hay comentarios

Por Óscar Zárate González


…a todos los que traemos
una grieta a cieloabierto.


1
Con sus manos
la noche abrió grietas
en la ciudad.


despertó a los perros

y nos vimos bajo un cielo
turbio.
nos vimos caer.


más solos que nunca
bajo la sábana blanca del silencio.


sin dios,
solos
aullándole al vacío.


2


Miradas húmedas,
un crujir de dientes
de tabiques
del tiempo.


El grito enredado en los hilos de la hamaca.
Habíamos olvidado el olor de la madrugada,
de la desnudez del cielo, del miedo.


Bajo nosotros un animal despierta,
nosotros
solo pensamos en el amanecer.


3

Las heridas dejaron entrar
al miedo
El miedo
rompió las tejas.
Las tejas dejaron entrar al cielo.


El cielo
cayó en nuestra piel de polvo.
sabana santa de los días.


4

La
muerte
es
la única
máscara
que no
nos podemos
quitar.



5


El patio:
casa del escombro,
terreno del olvido
comunión del día y la noche.
descanso de las grietas
guarida del miedoso
sepulcro de las flores
paraíso de lo incierto
espejo del árbol
soledad del cielo
cama del desamparado
salvación del sueño
lugar sagrado donde renace el sol.


6


No sabíamos nuestros nombres
la luna insistió
en mostrarnos su reflejo.


pero la oscuridad cayó
en todos los ojos.


entre el cielo y el suelo
ciudad de piernas rotas,
de brazos en desplome,
callejones sin besos
bastidores de flores marchitas.


7


Tocamos nuestras cicatrices
el zumbido vive en las palmeras,
no desaparece.


Se crean discursos
apuntalas iglesias
eternizas el derrumbe


Nosotros con los morillos rotos
con escaleras que no dan a ningún lugar.


El escombro en la garganta
ya nadie es el de ayer,
un grieta abierta
a mitad de nuestro cuerpo:


nuestra casa.


Lagarto camina
huele,
alevoso nos mira.
Lagarto lloró las calles
encendió luciérnagas a sus muertos
lagarto tiene un temblor eterno en el corazón.


No olvidamos
No queremos
su lomo es el lugar donde reposa la vida
donde cara a cara nos canta versos la muerte.


23


Un gran rugido salió del Mar
dicen los ikoot´s:
viene en estampida
a llevarse todo, a tragarlo,
vino despacio como una caricia,


se detuvo el galopar del tiempo,
taciturno el sol caminó el día.


Nos abrazamos,
por que es lo único que nos quedaba.


después
el silencio.


el silencio que lo llena todo,
nunca un cielo tan grande
tan abierto,
otro mar sobre nosotros.

Oscar Zárate González. 1983.
Ciudad Ixtepec, Oaxaca.
Estudió Ciencias y Técnicas de la Comunicación
en Oaxaca de Juárez, Oaxaca.
Caminó a la Península de Yucatán
es creyente y seguidor de la Escuela de Escritores de Yucatán, la Leopoldo.
Tallerista, fotógrafo y algo así como poeta.

Foto de Abstracto creado por freepik – www.freepik.es

Se está procesando…
¡Bien! Ya estás en la lista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .