Una mirada urbanita de la naturaleza

No hay comentarios

Por David José Márquez Bolaños

Luiz Ruffato es un autor renombrado y galardonado de la escena literaria brasileña, compositor de variadas obras, entre ellas, su primera novela urbana, titulada “Ellos eran muchos caballos”, publicada en el 2010.

La narración inicia sumergiéndonos en la cotidianidad de la ciudad de Sao Pablo, con un sin número de formatos y discursos narrativos, presentados en microrelatos que llevan como hilo conductor; las historias que suceden en la cotidianidad de la ciudad, en el día 2 de mayo de 2000, todo este esfuerzo creativo para retratar la diversidad y la multiplicidad que caracterizan a las urbes.

El epígrafe de inicio de Cecilia Meíreles que escogió el autor  es bastante pertinente para inducirnos en el contexto sobrepoblado donde los personajes padecen la invisibilidad en la inmensidad de sucesos que ocurren en la ciudad: “Ellos eran muchos caballos, pero nadie sabe sus nombres, su pelaje, su origen”. La voz del narrador cambia constantemente sin dejarse determinar en una sola voz sino por el contrario, muestra la pluralidad de voces que emergen en cada microrelato para detallar  otras  perspectivas de lo que puede ser la vivencia de ciudad, esa diversidad discursiva de las múltiples miradas, la polifonía de sensibilidades que denotan y significan la vivencia simbólica e imaginaria, se encuentran en los diferentes recursos literarios para narrar como el uso de:  un fragmento de periódico, la receta de cocina, la carta, el guion, un cuaderno de notas, una postal, un diploma entre otras apuestas elaboradas por el autor en nivel discursivo de cada capítulo. También los variados usos de la caligrafía, la forma para distribuir el texto, la ausencia de puntuación, el ritmo veloz; anuncian el desbocado y apabullante concierto de voces, en la híper-estimulación que ofrece la ciudad.

luiz-ruffato-ellos-eran-muchos-caballos_640x640

El hilo laberintico de complejidades y contradicciones que une los microrelatos, su carácter  fragmentado para describir cada suceso, la narración desde la periferia de la cotidianidad, se ven directamente relacionadas con las rupturas sociales y familiares a las que están expuestos los múltiples personajes como prostitutas, chicos de la calle, millonarios, taxistas, vendedores ambulantes, políticos, médicos desocupados, una pareja infiel; revelando desde la marginalidad un conjunto de seres anónimos en busca de identidad.

Es desde el discurso de la marginalidad que Rufatto produce la reflexión y el cuestionamiento de la descomposición social en un mundo híper-informado, donde la prosa en estilo libre, se asemeja al improvisada técnica de composiciones automáticas del hip hop, aturdidos por el sin número de detalles que capta la minuciosidad descriptiva en la vertiginosas calles de la urbe, reproduce y  traduce la dificultad que existe para asimilar en  la cotidianidad citadina, el  avasallador ritmo de híper información en las comunicaciones, otro elemento que se puede observar como indicio dominante  en la composición, es precisamente la complejidad  para organizar las ideas, el pensar y el cuestionar de la realidad que impone la ciudad.

Sin un momento para respirar, ni reflexionar el entorno ¿Cómo un urbanita se imagina la selva y los animales?  ¿Será a través de los reflejos distorsionados que se acumulan en la urbe como la literatura, la publicidad, el cine, el teatro o el videojuego, donde se van tejiendo las connotaciones y simbologías para representar lo natural? La crisis ambiental y el deterioro de los ecosistemas exigen reflexionar acerca de cómo el comportamiento social humano ha influido en la marginalización de la naturaleza y en su usufructuación desmedida sin conciencia del entorno, ¿Se podrá proponer a través de las artes y la palabra una manera de revindicar en el imaginario simbólico, esa relación y desconexión que parece sufrir el ciudadano urbanita y contemporáneo para con la naturaleza? Quizá convendría una pausa para reflexionar y observar con minuciosidad esa relación que establecemos con el entorno en la ciudad y la relación de la ciudad con el ecosistema porque lo pensemos o no, estamos más acostumbrados a tratar con las representaciones de la naturaleza de lo que creemos. Es a través de la poesía que se establece una conexión de juego con el mundo real para recrear las referencias del entorno.

La ciudad simula cierto control sobre el medio ambiente por las comodidades que ofrece para desplazarse, para conseguir fuentes de empleo, para climatizar lugares dispuestos a la recreación, para ofrecer un imaginario de confortabilidad.

Sin embargo la aventura y la exploración de nuevos territorios, de indagar lo desconocido, son nociones que cautivan el espíritu humano como se ejemplifica en la novela “Moby Dick” de Herman Melville donde un capitán obsesionado por cazar a un cachalote y un joven en busca de peripecias, salen con la tripulación de un barco a lo que sería su propia autodestrucción, puesto que  el mito de la inmensa ballena blanca es indestructible para los navegantes. Así como destrozaban ballenas y las cazaban despiadadamente para tener aceite en las lámparas y proporcionar insumos de la venta de sus carnes,  de igual manera sucede con el imaginario que ofrece la ciudad donde la sobreproducción logra cierta cobertura de las necesidades básicas humanas, a veces más difíciles de suplir en lugares inhóspitos, las consecuencias que ocasiona la construcción de la misma urbe como desforestación, extinción del habitad de los animales y  la contaminación que produce para el planeta resultan irreversibles.

David José Márquez Bolaños, Cali, Colombia. Ha publicado en diversos medios impresos y digitales. Maneja varios blogs en la red social Tumblr, tales como Cantos Naturales y Hojas al vacío; antologado en Pueblerinos; participante del 1er Coloquio Nacional Palafoxiano, en la ciudad de Puebla, en 2015, así como del Congreso Interuniversitario de Estudios Lingüísticos y Literarios, en Mérida, Yucatán, en 2016. Ha publicado los libros El odio de las garrapatasSueños de una super estrella de rock, entre otros.

Bibliografía:

Luis Rufatto, Ellos eran muchos caballos, Traducido por Mario Cámara. Eterna Cadencia editora. Buenos Aires, 2010.

Herman Melville, Moby Dick, Adaptación  Variety art Works. La otra h.  Barcelona 2016.

 Unradio, Lecturas compartidas Luiz Ruffato y Ellos eran muchos caballos, Universidad Nacional – Bogotá 98.5, 18 de junio de 2013- 20:00.

http://unradio.unal.edu.co/nc/detalle/cat/lecturas-compartidas/article/titulo-luiz-ruffato-y-ellos-eran-muchos-caballos.html

Víctor Navarro Remesal,  Naturaleza pixelada: Ecocrítica, consideración moral y decrecimiento en el videojuego.  Revista Presura 9 ENERO, 2018.

http://www.presura.es/2018/01/09/naturaleza-pixelada-videojuego/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.