El noble del rincón, de Josefat Gaytán

No hay comentarios

Por Josafat Gaytán García.

 

El noble del rincón

 

Cuesta abajo va mi silueta deshojándose,

cayendo sin brío y abrazada del otoño,

jadeando en remolinos de extensos pechos.

La orilla del abismo sitia mis restos,

amordaza el vigor que alguna vez rebelde gritaba,

queda el eco de mi flor juvenil,

queda el llanto al abrir la puerta del lucero,

llego al polvo para curarme de la vida,

se cuelga el invierno sobre mi último respiro,

el agua primaveral baña el serio cuerpo del ocaso;

vino ya el otoño a hacerme caer en su aposento.

Se abraza de mi torso el gélido sueño,

tanto temor lleva en su estela         

y yo reinvento esperanzas para evadir el exilio.

Pero ya caigo sin remedio alguno,

se apagó el gesto del sol para rendirme una última noche.

Mi perro, mi amada, mi sangre, todos me olvidan;

vida mía, no lo esperé de ti, mas acepto mi destierro.

Se ha recogido la agonía en mi sangre pesarosa,

tanto duele el abandono si el aliento desahucia mis pulmones,

tanto duele el abandono si soy yo quien desdeña amaneceres.

Es hora ya, libre dejo al aire atrapado en caudales ruines,

vuele junto a nubes de espumoso cuerpo,

cuente a las hojas cuánto duele un beso del otoño.

Los días a mis espaldas traían pintada mi desgracia,

voces continuas colmaron senderos

trazando travesías en esta necrópolis vil.

El viento se me escapa del regazo,

la calma fugitiva tiembla en otros cuerpos;

secretos, cautivos los llevo al horizonte abstracto.

Del vientre eterno llevo sangre, grial;

nos vemos los restos lejos de la voz terrena.

Pronto a comenzar está el parto novicio,

en el rito oscuro esperan mi semilla fértil

para darle un sorbo del linaje perpetuo.

Ha silenciado el reloj a mi grano de arena,

término indiscutible del reposo en esta sepultura,

inicio indefinido del descanso divino.

La noche es joven y el tiempo viejo,

yo un paso sin rumbo y de fecha vencida,

un prado seco en donde descansa la desventura.

Pierdo el tiempo buscando instantes perennes,

buscando mi historia en las ruinas del ayer.

Mis respiros son contados como pétalos secos,

hace tiempo me perdí entre los segundos

que olvidó contar la ancianidad del tiempo.

Ya no me pertenecen los colores

ni el ardor sereno abundante en las caricias,

todo me huye con indiferencia,

expiro perdiendo el llanto último.

Hace tiempo me perdí por estar perdiendo el tiempo.

!Ay, noble sujeto!

tan perdido en las caricias,

tan hundido en las verdades.

Tantos años de naufragio

y aún anhelas tierras santas;

tantas noches sin fortuna

y aún das súplicas al viento.

Han pasado tiempos de días heridos,

y aún pides tregua a las manecillas.

Se te ha escapado el brío en lejanas nubes,

y aún esperas las caricias de la aurora.

Tú, noble sujeto, no tienes remedio.

No te queda nada sino la pena eterna,

no tienes nube al horizonte sino la agria muerte.

!Ay, tú que aún crees en la gloria del malnacido!,

bebe más vino y dale libertad al agua tibia de los ojos,

ya no hay nada para ti en estas vidas de agua,

nada has de encontrar en estas aguas sin vida.

Se olvidó de ti la bondadosa ventura,

sin remedio eres la muerte de las flores,

la sombra innegable de la soledad.

Qué poco ha quedado de ese oro oculto en la mirada,

qué poco queda, digo, de ese sueño

descansando en ilusión tan dulce;

poco queda de ese gesto ingenuo opacando caras largas.

!Ay, miserable y maldito!,

no tienes ni con qué pagarle al llanto

ni con que regar el piso.

Y aquí sigues, escarbando en piedra indeleble,

sin miedo y con el vigor de un muerto

que no acepta las leyes universales,

buscando el suspiro que le vendiste a la vida.

A mala hora fuiste dado a luz en un abismo.

 

 

Josafat Gaytán García escribe poesía, ha publicado en la revista Punto de Partida de la Universidad Nacional Autónoma de México, en la edición llamada 18 maneras de interrogar al mundo. Es miembro del consejo de redacción de Campo Celis y actualmente cursa la Licenciatura en Letras en la Universidad Autónoma de Zacatecas.

 

Fotografía tomada en Flickr, de Carlos García.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.