Boston 1, Milwaukee 3: la ausencia de juego colectivo de Boston

No hay comentarios

Por Jesús Koyoc Kú.

 

El patrón de las semifinales del Este volvió a repetirse: el ganador del tercer cuarto –Bucks, por tercera vez consecutiva– se impuso al final del partido. Más allá de eso: Boston ganó el primer cuarto –por cuarta ocasión en la serie– y perdió el segundo y tercer período. En el primer encuentro, Boston perdió el segundo cuarto (33-26) pero se impuso en el tercero (36-21) para registrar la que hasta ahora es su única victoria en la tanda. El segundo partido, disputado de nueva cuenta en el Fiserv Forum, Milwaukee ganó los cuartos número 2 (34-25) y 3 (39-18). Ya en el TD Garden, en Massachusetts, en el tercer partido de la serie, Bucks se impuso en períodos consecutivos (2º y 3º) por parciales de 30-26 y 40-31. El día de su tercera victoria, Milwaukee volvió a derrotar a Celtics en los mismos períodos por parciales de 25-19 (2º cuarto) y 33-23 (3º período). Tal parece que Boston ha disputado sus peores momentos a la vuelta del descanso: en el cuarto encuentro, cerca del final del tercer período, Bucks encadenó un parcial de 9 puntos sin respuesta. En el tercer partido, a falta de unos minutos para iniciar el último parcial, Milwaukee anotó 12 puntos sin respuesta en un lapso de apenas un par de minutos. El segundo juego, aún en casa, Bucks cerró el tercer cuarto con un parcial de 12-0, de nueva cuenta, en un par de minutos. Con la ventaja de los tres encuentros, Boston ha perdido cada uno de sus partidos por un promedio de 12.6 puntos de diferencial.

Jayson Tatum, quien el año pasado destacó en playoffs, entrenó durante la temporada baja con Kobe Bryant, ex jugador de los Lakers de Los Ángeles: los resultados se vieron de manera inmediata al arrancar la temporada, aunque no siempre de manera positiva: durante los primeros juegos, y en menor medida antes del All-Star break, Tatum tomó demasiados tiros aislados, muchas veces sin rotar el balón o forzando lanzamientos al aro que terminaban estrellándose en el metal o ni siquiera haciendo contacto. Hoy está en su zona, dijo Álvaro Martín de ESPN durante los primeros tres cuartos del tercer juego contra Milwaukee, Esos tiros están entrando, y ese es el problema: porque aunque dejen de entrar, Tatum los va a seguir tomando, terminó el narrador de baloncesto. La eficiencia del sophomore de Boston  ha ido a la baja, particularmente detrás de la línea de tres: en la serie contra Indiana, Jayson Tatum anotó 8 de 15 triples, para una efectividad del 53.3%. En los cinco juegos que Celtics ha disputado contra Milwaukee, Tatum ha intentado 13 triples, encestando apenas uno de ellos en la última derrota de Boston, lo que representa un 6.25% de eficiencia. Hay que recordar que en los primeros dos juegos de esta ronda, Tatum promedió apenas 4.5 puntos por partido y su falta de eficiencia –más no de agresividad– fue aún más palpable. Aunque de poco ha servido, Tatum ha atacado más el aro en los últimos dos partidos y su selección de tiro ha sido ligeramente más cuidadosa, por lo que en los juegos 3 y 4 marcó 20 y 17 puntos respectivamente.

Al inicio de la temporada regular, Boston sufrió un arranque bastante irregular, mismo que rápidamente lo hizo situarse en el quinto lugar de la tabla. La ausencia de juego colectivo fue uno de los principales motivos, y era algo que esperaba se solucionara con el paso de los partidos, mientras las piezas encontraban su lugar con las vueltas de Kyrie y Gordon Hayward. Cuando la postemporada dio su banderazo inicial, Boston se impuso a Indiana en un rápido cuatro a cero y parecía que esos problemas estaban solucionados. Si bien la falta de un jugador ofensivo destacado en los Pacers le permitió a Celtics un margen más grande respecto a la efectividad en el tiro, parecía que poco a poco el juego de conjunto volvía a imponerse, posibilitando que diferentes jugadores tomaran un rol importante de acuerdo al momento de juego. Sin embargo, la serie contra Milwaukee es un cantar completamente distinto. Esta postemporada, y con un mínimo de 240 minutos disputados, Boston se ubica noveno en pases, promediando 274.8 por encuentro, superado por equipos como los ya eliminados Los Ángeles Clippers (312.3), quienes derrotaron en 2 ocasiones a Golden State (que promedian 300.3 pases), así como Toronto Raptors (294.4) y los 76ers de Filadelfia (278.8). De estos 274.8 pases por encuentro, Celtics crea en promedio 21.8 asistencias, que significan 54.8 puntos. En contraste, Golden State asiste 28.6 veces para 69.5 puntos; Filadelfia propicia 25.7, reflejadas en 63.2 unidades por partido. Milwaukee Bucks, rival directo de Boston, promedia menos pases por encuentro (262.2), pero crea más asistencias -25.4-, y por ende, más puntos –63.1.

De aquí en adelante no creo que volvamos a ver un 8 de 22 de mi parte, dijo Kyrie Irving en la rueda de prensa posterior a la derrota del juego tres. No más fallas en las dejadas al aro, también dijo. Primera posesión, juego cuatro. Kyrie, El prestidigitador, mueve las manos los pies el balón y el TD Garden al ritmo que él quiere: ataca el aro, corre rápidamente –falla la bandeja. Técnicamente, Kyrie no dijo ninguna mentira respecto a sus intentos al aro: en el cuarto partido, anotó 7 de 22 intentos al aro. Sin embargo, su precipitación al momento de seleccionar el tiro y la falta de puntos cuando ataca el aro no es única en Boston. En la serie contra Milwaukee, Celtics ha intentado atacar la canasta casi 55 veces por partido, resultando en 21 intentos de tiro, de los cuales ha concretado apenas 9.8 (46.5%), lo que aunado a los tiros libres provocados (7.5, de los cuales Boston encesta 5.8), generan apenas 25.3 puntos para Boston. De estos ataques al aro, Celtics promedia los mismos números en asistencias y pérdidas (10.6). Los Bucks sitúan su efectividad en 51.8% (anotando 11 de los 21 intentos a canasta por partido) y anotan 7 de cada 9 tiros libres generados por ataques al aro, para un total de 29 puntos por partido; de igual forma, generan 5 asistencias (11%) y apenas 3 pérdidas (6.9%).

El otro factor x es la banca. Mientras Milwaukee tiene a George Hill (quien en el tercer y cuarto partido anotó más puntos que la banca completa de Boston, con 21 y 15), los Celtics cuentan con Gordon Hayward, que pareció apagarse después de la serie en contra de Indiana: en el cuarto encuentro, Hayward anotó apenas dos puntos en 27 minutos (1 de 3 de campo, 0 de 2 triples). Terry Rozier apenas anotó 2 puntos en 10 minutos disputados, mientras que Marcus Smart, quien volvió después de perderse 19 encuentros, registró apenas 3 unidades en 15 minutos. Aron Baynes se fue en blanco en 7 minutos. De nueva cuenta, los suplentes de Milwaukee superaron de manera amplia a los de Boston por 32 a 7.

Cuando una serie al mejor de siete está empatada a un juego, el ganador del tercero se es también el ganador de la serie en alrededor del 75%. Cuando ese equipo que ha vencido en el tercero pone el marcador tres por uno, gana la serie en casi un 95% de las veces. Después de un juego que fue la calca del segundo y tercero –y de casi toda la temporada regular de los Boston Celtics– Milwaukee se impuso por tercera ocasión consecutiva (segunda en el TD Garden) para poner la serie 3-1. El quinto juego se jugará el 8 de mayo en el Fiserv Forum, casa de los Bucks, que esperan imponerse a Boston y avanzar a las finales de conferencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.