Boston 1, Milwaukee 0: la defensa estelar de Boston.

No hay comentarios

Por Jesús Koyoc Kú

 

Giannis está sentado en la banca de Milwaukee. El pabellón está atónito por lo que ha pasado en el primer partido de las semifinales de la Conferencia del Este. La Maravilla Griega se talla la cara con una toalla blanca que le cubre el frente del cuerpo del pecho hacia arriba: es un movimiento excesivo, que hace que Giannis se sacuda, se mueva sin sentirse cómodo. Unos asientos más allá, Malcolm Brogdon, que ha sido puesto en la banca por lesión para los dos primeros encuentros de la serie, mira mil yardas hacia delante. Faltan menos de tres minutos para que acabe el partido y los Bucks de Milwaukee, el equipo favorito para llegar a las Finales de la NBA, el equipo con el mejor récord de la liga en temporada regular, el equipo que cuenta con uno de los dos candidatos a Jugador Más Valioso del curso pierde por veinte puntos frente al sembrado número cuatro de la conferencia: Boston Celtics.

El Fiserv Forum fue el pabellón que recibió el inicio de las semifinales del Este, que enfrentan a los Boston Celtics y a los Milwaukee Bucks. Las apuestas marcaban como favorito al equipo de casa por siete puntos y medio. Si bien es cierto que ni Boston ni Milwaukee tuvieron un parámetro real en la primera ronda (Indiana, a quien Celtics eliminó en 4 juegos, no contaba con su principal anotador, Victor Oladipo; Detroit, rival de Milwaukee, jugó sin Blake Griffin el primer encuentro y el resto de la serie lo hizo con una lesión en la rodilla), la irregularidad de Boston durante la temporada regular lo ponía como underdog para perder el primer encuentro.

No veo a nadie ganándonos en siete juegos, dijo Kyrie Irving a mitad de temporada, después de una derrota de Boston, La postemporada es diferente, juegas contra un equipo, te preparas para un solo equipo, añadió el base armador de Boston. 

A pesar de los ajustes en el segundo cuarto por parte de Mike Budenholzer, coach de Milwaukee, y de la corrida 15-1 que los Bucks encadenaron rumbo al final de la primera parte, Boston volvió a alzarse como uno de los equipos que mejor se desempeñan en los momentos difíciles.

Brad Stevens en conferencia de prensa después del juego 1 contra Bucks.

La defensa de Boston lució completamente enfocada en el partido, distinta a lo que había sido durante gran parte de la temporada regular: la pintura le fue cerrada a Antetokoumnpo: Celtics no dudó en marcarlo con múltiples elementos cuando fuese necesario, obligando al líder de clavadas sin asistencia a anotar apenas cuatro de quince canastas cerca del aro: Giannis supo adaptarse y, por el contrario, marcó 3 de cinco triples para un 60% de efectividad. Al Horford, centro de Boston, fue pieza clave para limitar al griego a una eficacia muy baja dentro de la pintura: en el segundo cuarto, Horford se levantó dos veces en menos de un minuto para bloquear el paso a canasta de Antetokoumnpo, logrando de esta forma dos de los tres tapones que marcó para alimentar su espectacular desempeño. Es innegable la ayuda que prestaron Tatum, Morris, Brown, y otros, para doblemarcar al griego cuando era necesario, pero la labor física y agilidad mental hicieron que Horford estuviera un paso adelante del griego durante casi todo el encuentro. A la ofensiva el dominicano registró su tercer doble doble en cinco partidos de esta postemporada (segundo de forma consecutiva) al marcar 20 puntos (50% de efectividad, con 3 de 5 triples) y 11 rebotes, así como tres asistencias y tres tapones. Con un robo y sin ninguna pérdida de balón, Al Horford terminó con un +8.

En temporada regular, el Fiserv Forum se convirtió en una fortaleza prácticamente imbatible para los rivales de Milwaukee: los Bucks ganaron en casa 33 mientras que solo fueron superados en ocho ocasiones. Por otro lado, Boston apenas había ganado poco más del 40% de sus partidos en el camino. Poco importaron los números, mostrando un dominio por parte de los Celtics en ambos lados de la cancha. Kyrie Irving se levantó de nuevo como el máximo anotador de Boston, jugando 33 minutos durante los cuales anotó 26 puntos, bajó 7 rebotes, y repartió 11 de las 25 asistencias de Boston. A pesar de sus cuatro pérdidas de balón, Kyrie registró un +20 en su desempeño durante el encuentro. Irving lució dominante con el balón dentro y fuera de la pintura: más de una vez hizo girar a George Hill en la dirección opuesta, o superó a sus rivales chocando la bola muy alto contra el tablero para que así esta acabara dentro de la canasta. Kyrie anotó 10 de 16 dobles y 2 de 5 tiros de tres.

FireShot Capture 059 - 2018-19 Boston Celtics Postseason Stats - ESPN - www.espn.com
Estadísticas tomadas del sitio de ESPN.  

De nueva cuenta, el juego colectivo de Boston se impuso al de Milwaukee que no contó con uno de sus factores X en Malcolm Brogdon. Por el equipo de casa, solo tres jugadores registraron doble dígito: Giannis, con 22 puntos, Kris Middleton (16), y Nikola Mirotic (13), mientras que Ersan Ilyasova y George Hill se quedaron con 9 unidades cada uno. Cinco fueron los jugadores que anotaron más de diez puntos por parte de Boston: Kyrie Irving (26), Al Horford (20), Jaylen Brown (19), Gordon Hayward (13), y Terry Rozier (11), mientras que Marcus Morris Sr. sumó 9 puntos. Más allá de los dobles dígitos, es importante mencionar la alta efectividad de campo por parte de Boston: el equipo anotó 34 de 56 dobles (61% de efectividad) y 13 de 31 triples (42%). En la defensa, además de limitar a Giannis Antetokoumnpo a 22 puntos, Celtics mantuvo a Eric Bledsoe, Brook López y Sterling Brown (3 de los 5 titulares de los Bucks) en un 3 de 17 de tiros de campo (17.6%). Tal parece que con el paso del tiempo y el inicio de la postemporada, Celtics ha ido encajando las piezas en su lugar, colocando las ayudas y asistencias necesarias en el momento requerido. El juego número dos se disputará el 30 de abril, a las 7 de la noche (centro de México), en casa de Milwaukee. Coach Budenholzer y su equipo tienen 48 horas para encontrar las debilidades en la defensa que Boston supo plantear a la estrella griega y hallar la manera de explotarlas. Sin embargo, del otro lado hay un hombre que se encarga de hacer lo mismo: Brad Stevens, coach de Boston, trabaja en silencio y muy pocas veces pierde la compostura en el terreno de juego. Su labor es la opuesta: levantar ese muro igual o más alto que la vez anterior. Más allá de eso, los que pueden definir el partido se encuentran –casi siempre será así– en la cancha: Giannis, Middleton, López, Bledsoe; Kyrie, Horford, Brown, Hayward, Tatum: la ejecución de su juego tiene la última palabra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.