Dos estudios interdisciplinarios sobre la violencia, de Raúl Aníbal Sánchez

No hay comentarios

 

Racionalidad en la violencia

 

Miro un juguete viejo

miro un par de zapatos

miro la fotografía de Pedro

Pedro tu primo tan joven

Pedro albañil recién casado con mujer mayor

Pedro sonriendo de oreja a oreja con dulzura

 

Un sujeto aparece ante los objetos

o mejor dicho sostenido proyectado por los objetos

un sujeto político

¿Un desaparecido es también un sujeto?

¿Un objeto? ¿Una narración?

¿Pero no es todo sujeto una narración?

 

NO

Indudablemente existe un sujeto biológico

una vida

independiente de las narraciones que lo habitan y le dan forma

ésta es la única piedra

ésta es la única base

la única historia permitida a contarnos

 

Un desaparecido es un sujeto político

una colección de narraciones vueltas a significar

por la desaparición del cuerpo físico

del sujeto biológico

 

Me repito lo mismo una y otra vez

algo muy sencillo con palabras diferentes:

un desaparecido es un fantasma

 

Versos sueltos

Historias que flotan en el aire y no dejan de contarse

 

 

 

Epifenómeno de la violencia

 

En tu estudio miro contigo una película de miedo

echados los dos en el piso

cubiertos por una manta y

arropados por el vino

 

“Hay una cosa que llamamos susto

ese es el presentimiento del daño

hay una cosa que llamamos miedo

ese es el presentimiento del mal “

decimos con aire de sabiduría

 

Parece que las historias de las personas

están encapsuladas

por el tiempo el miedo

por la burocracia o el silencio

de una costumbre añeja

 

La única manera de descubrir esas historias

es golpeándolas con otras historias

como una piedra muy dura

que esconde un oro solo perceptible por el oro

 

Hace una semana mientras hablaba contigo por mensajes de texto

me has contado que escuchabas a lo lejos

una balacera

 

En el periódico de la tarde

aparece un hombre viejo y de apariencia débil

que carga un fusil de asalto oxidado

y es señalado como perpetrador de un ataque a la policía

 

Esa misma tarde

disparan en el rostro

al director de una primaria

cerca de donde trabaja mi madre

 

Después de todo esto yo solo quisiera arrodillarme

y decir con moretones en las piernas:

“dioses amables que habitan la ceniza

y los rincones oscuros de tu estudio

nos vigilan y nos cuidan”

 

Pero no puedo

 

image.pngRaúl Aníbal Sánchez (Chihuahua, 1984), es autor de los libros de cuento Luna de día (ICYT-GDF, 2009), La comida está en el congelador (CONAFE, 2012) y El genio de la familia (FETA, 2014). Es coautor, con Daniel Espartaco Sánchez, de la novela La muerte del pelícano (Ediciones B, 2014). Escribió también el libro de poesía Los dones subterráneos (Posdata, 2016) y la novela Matagatos (Caballo de troya, Pinguin Random House, 2017).  

 

Facebook: Raúl Aníbal Sánchez

Fotografía de Adolfo Lujan @Flickr

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s