La muerte no era esa cosa que me contaron, de Pedro Reyes Martínez

No hay comentarios

Carroza

 

Recorrí Monterrey con mi abuelito en la espalda

 

Zigzagueamos con intermitentes,

Abriendo camino a la gran marcha

 

[Yo no debí cargar a mi abuelito,

Era el menor de sus nietos pero tenía barba

Y quería incendiar el universo.]

 

[…]

Llegamos al panteón

–Me falto el coraje para huir de Monterrey–

 

Tumbas

Estoy enterrando a mi abuelito,

En una Alejandría de lápidas y sol.

 

Espejismo

¿Cómo voy a creer que estás muerto?

Que sufriste un infarto y yo no me di cuenta.

 

¿Cómo voy a creer que estás muerto?

Que me llamaste y resististe hasta verme

 

¿Cómo voy a creer que estás muerto?

Si ya sabemos, que los doctores siempre dicen mentiras.

 

Reclamo

Si Nietzsche ya mató a Dios

Si Fukuyama ya mató la historia

Si Foucault ya mató al hombre

 

¿A quién diablos le reclamo la muerte de mi abuelito?

 

Pedro Reyes Martínez (Monterrey, 1996). Estudiante de Ciencia Política en la UANL. Su trabajo literario se ha incluido en las antologías Palabras de emergencia (La Regia Cartonera) y Zaragoza arde la Tv (UANL).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s