Ka’ap’éel íik’il t’aano’ob tumen James Sarao / Dos poemas de James Sarao

No hay comentarios

Táan in kaxtiktech

Le ka’a jalchajen ti’ in k’ajlepij

yaanten k’eel sikil in wich,

tin wilik bix u síinil u júul mama luuna,

bix ku jáayal yo’ lu chacho’obe che’o’

tu nakik tu chun sabakche’

utia’al u ka’a t’ochkuba tu tso’otsel ka’anal ja’.

Tene kin náak’ch’aktik’ u xuul le’ob

u che’ tin tuukul.

 

Sáast’íinka te’ táankabo’,

ju beeytal yilik bix ku ta’anpose’enpajal

u ni’iche’obo’ junkúul k’úumche’.

Beey xane’ ku páajtal cha’antik

bix ku yúuntik u k’uj yúuyum.

U júum u yíik’ale’ tu chíiktaj

u ya’ab u le’e tin puksi’ik’al.

Óolake’ tin sa’atal tu táamil,

ka’a jáan líik’s in páakat te’ ka’analo’,

kin xachkinbaj utia’al xiixtik le eek’obo’.

Táan in táantik tu yo’olal

ka’a tin tsaram in xikin

tumen jumpeets’ júum jach ya’ab u múuk’:

letie’ u yeets’ilo’ob le muucho’obo’.

U k’aayil p’u’usta’al le eek’obo’

ku bis u t’aan, tu júumil u súum,

ti’ le Yáax Éek’o’.

 

Letie’ ku k’ubik u yíik’ ti’ le máako’obo’,

ku je’ik u yicho’ob, t’a’ajo’ob ku wu’uykubaob.

Te ka’analo’ ku cholpajal uláak’ k’iin,

le káan ts’o’oke’ nu ka’a ts’áapbi.

Ku je’epajal le joonajo’obo’

utia’al u máane le íik’obo’,

le tuune’ tu xíimbaltik tuláak le yóok’ol kabo’.

Beey u ts’íik yóob le síijnalilo’,

ba’ale’ mix máak ku xoltaj,

chéen le ba’alche’obo’ k-lu’umil ku chíinjo’olko’ob

aktáan u nojochil ki’ichkelem k nojocho’ob.

 

Ma’ili’ tu pa’apaycháak u píik le k’iino’,

ka’a tin kaxtech,

táan a ts’alankil a máan,

ka’a tin ts’oonajech, tin naats’en ta tseel.

Tech táan a pa’muuk’ ka’achi’

ka’a ta wa’alaj yéetel a tusíik’:

Tene áak’aben.

 

Te busco

Al resbalarme de mis cavilaciones

tengo los ojos nublados,

veo cómo se tesa el rayo de luz de mamá luna,

cómo desciende suavemente sobre las copas de los árboles,

se arrima en el tronco del sabakche’

para volver a impulsarse en las cabelleras de las palmeras.

Yo corto sin previsiones las últimas hojas

del árbol de mi pensamiento.

 

Afuera la luz de la luna resplandece en su plenitud,

se puede observar cómo se cenizan

los últimos frutos del árbol de bonete.

También se puede contemplar

cómo se mece el nido de la yuya.

El cadencioso sonido de su vaivén sacudió

la hojarasca de mi corazón.

Por poco me pierdo en su profundidad,

levanto rápidamente la mirada al cielo,

me esfuerzo por escudriñar las estrellas,

profundizando en ello, me aturden los oídos

un vigoroso sonido:

eso es el cántico de los sapos.

Su alabanza sobrepuja las estrellas

lleva un mensaje, en el hilo de su voz,

al Lucero del Alba.

 

Él otorga el sentido a los hombres,

abre sus ojos, se sienten inspirados,

En el cielo se desenvuelve otro día,

al terminar será apilado.

Se abren las puertas

para que pasen los vientos,

entonces recorren de un lado a otro el orbe.

Así fructifica el medio ambiente,

pero nadie se inca,

sólo los animales de nuestra tierra hacen reverencia

ante la gran belleza de nuestros mayores.

 

Aún no enrojece el sol del amanecer,

cuando te encontré,

estabas caminando a hurtadillas,

cuando te disparé, me acerqué a tu lado.

Tú estabas agonizando

cuando exclamaste con el último suspiro:

Yo soy la noche.

 

Le káan u ts’o’ok le k’áaxal ja’a

Tu k’aaba u k’a’ajsajil Kumpa

Ma’ chéen u péek a k’abi’

ka’a juntúul máake’ ku machik jump’íit

lokok.

K’áabet u yu’ubal le jaxbi súumo’obo’

bix ku t’inik k-baakel

Ka’ tu kaachik k-wíinkil

Ku jut, beey u láabal múul síinik.

 

Káan úuchij, k-ot’el tu p’ataj je’ex papak lu’um

tu’ux ku tséentiko’ob le ch’oomo’obo’.

Ku yu’ubal ya’abach k’amáawato’ob

tu éek’joch’e’enil.

Táan u páanik u nóoy k-xikin

Tu yéetele, tank muk’ankunsik k-óol.

U síis óol le che’ejo’obo’, ku ts’amik

u pixano’ob k-tuukul.

Táan u taamkunsik, ya’ab u mala,

u súutpaach sa’atal óolal.

 

Jáalchajal wáa, chéen jump’éel baaxal

ma’ jach na’atko’on,

k-pa’atik tu ti’its’ le lu’umo’

ju beeytal k-laaj molik u xetxet k-chi’ichnakil.

Ba’ale’, ma’ chéen u péek a k’abi’

Léeyli yaan máax a’alike’, k-p’aat

jump’íit ti to’on te’ tu’ux k máano’on.

K’áabet jets’ik k-óol, wa’atal tu p’íichikbal

ku tuklik ya’ab u páakili,

u beejil síinik, ka’ la’achtik k-kaal

tu kopik u júumil u t’aan k’asiba’ali,

Tumen ka’ ts’o’okole’, ichil le bo’oyo’

ju beeytal k-kaputsíijil te’ mooyo’

K-Xíit’ k-xíik beey t’óojka’xnuuke’

k-líik’s xíiknal, jach náats le lu’umo’,

tumen, le ka’ ts’o’ok u yilik t’onch’ach’one’,

u t’inch’abo’ob k-tia’al,

tuláakal u okomo’ob, kex ts’ok u k’aaxal,

ku jo’op u jalchajak, ku jo’op u xíit’il

u yundurisil lool k-na’at, jach éektak’.

 

Le ka’ chúuka’ab men le jmeeno’

K’exa’an u yóol tu kaxtubaj óotsil máake’.

Bejlae’ ma’ tu yokol tu joonaj áak’ab

Chéen tu náats’al tu jáal, ka tu muts’ u yóol

ku jets’ik u yich, ku ka’ súut.

Ma’ yojéel buka’aj jets’nakil yaan

u ee’joch’e’enil u ki’ichkelemil.

Buka’aj púuts’o’ob ku kacha

u yíik’al péeksaj óolal.

Beey le k’ato’, ku patko’on,

yéetel u sáak ixi’im ku juch’ko’on.

Beey jump’éel sáastunich ku sáaskunsik

u yúuchben na’at, tu laj jots’aj k-k’i’ixo’ob,

tu láaj pustaj le tunicho’obo’, tak ku kuxkintaj u paat.

Lete’ tuune’ kuxa’an k-t’aan,

je’ex u yóotej, je’ex olbil ba’a,

tu t’alkunsaj le wíiniko’ utia’al u t’ut’ultik

ichil u k’i’ik’el.

Ichil u pa’a síis le tsiikilo’.

 

Para cuando termine la tormenta

En memoria del Kumpa

No es sólo el movimiento de tus manos,

cuando una persona agarra un poco de

cera de lokok.

Es necesario el sentir de los hilos,

cómo tesan nuestros huesos.

Se rompe nuestro cuerpo,

se desploma como se desvanecen los hormigueros.

 

Cuando pasó, nuestra piel quedó pegajosa como el fango

donde se alimentan los zopilotes.

Se perciben alaridos en la oscuridad.

Escarban la pureza de nuestros oídos,

y con ello, se refuerzan nuestras almas.

La frialdad de las carcajadas, sumergen

las certidumbres de nuestras conciencias.

Profundizan, una y otra vez,

en el retorno de la locura.

 

¿Resbalarse?, sólo es un juego

que no comprendemos,

esperamos en la esquina de la tierra

la posibilidad de juntar de una sola vez

cada una de las partes de la impaciencia.

Pero no es sólo el movimiento de tus manos,

siempre hay quien dice que dejamos

un poco de nosotros en donde pasamos.

Necesitamos calmar nuestro sentido, pararse en el ápice,

pensarlo varias veces,

el camino de la hormiga, se aferra a nuestros cuellos,

se enrolla la voz del demonio.

Porque al término, entre las sombras,

podremos renacer en el rincón.

Abrir lentamente nuestras alas como la lechuza,

levantar el vuelo, muy cerca de la tierra,

porque, al terminar de ver la mierda

de nuestros propios cimientos,

todas sus columnas, aunque estén bien atadas,

comenzarán a resbalarse, se empezará a abrir

el capullo de nuestro entendimiento, tan enmohecido.

Cuando sea acogido por el jmeen

en triste condición se hallará el pobre hombre.

Hoy no entra en la puerta de la noche

sólo se aproxima a la orilla, y se marchita su ser,

frunce el ceño, y da la media vuelta.

No sabe cuánta tranquilidad hay

en la espesa oscuridad de su belleza.

Cuántas agujas rompen

el viento de la desesperanza.

Como el barro, nos forma,

con su maíz blanco nos amasa.

Como un sáastun ilumina

su antiguo conocimiento, retiró todas las espinas,

limó todas las imperfecciones, hasta darle vida a su creación.

En ese entonces, vive nuestra palabra,

según su deseo, como cosa deseada,

asentó ligeramente al ser humano

para que camine estrechamente en su sangre.

Dentro de la tibieza del respeto.

 

James Assir Sarao Cauich (1995) pasante en Literatura Latinoamericana, rapero en lengua maya y locutor de radio en lengua maya en Radio Yúuyum. Actualmente reside en Mocochá, Yucatán, de donde es oriundo.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s