Tres poemas de Rodrigo Quijano

Un comentario

Fandango

¡Qué altos están los cerrojos!

¡Qué cortos mis dedos de hierba!

 

Le pediré a Febrero que traiga

sus alas de luna bermeja,

 

que quiero alcanzar los pestillos

de un cuarto desnudo en la niebla

 

―que quiero zurcir las paredes

con hilos de plomo y centella.

 

¡Rogad a Febrero que corra

con pasos de lluvia ligera!

 

que debo sellar los sepulcros

de un kiosco varado en la sierra.

 

¡Ay, corazón de la Noche,

granada de carnes morenas,

 

prestadme tus alas de lumbre!

¡Prestadme tu paño de pena!

 

Postal

Ciudad,

nido de brumas,

Madre Caliza

que el mar embiste,

¡sueña!

 

NOCTURNO

Dos sombras,

Dos silencios,

Se sientan frente al mar de los recuerdos.

Mojan sus pies

En crónicas de espuma;

Blancas memorias

Revientan en la noche de sus dedos.

 

Dos sombras,

Dos espejos,

Escuchan el oleaje de su pecho.

Cubren las astillas

de sus labios;

No saben que la mar

se mece con el ritmo de sus sueños.

 

I

 

Entre la voz de los martillos

avanza una procesión de carpinteros.

 

Escolta un lienzo de abedules

bordado con relámpagos de acero.

 

Delante camina Francisco

ondeando banderolas en su pecho,

 

tendiendo un puente en sus mejillas

maduras como endrinos de silencio.

 

Francisco me entrega sus manos

preñadas con astillas y remiendos.

 

No es nada ―me dice―

«No debe deslumbrarte que las rocas

engendren las coronas de los huertos»

 

Rodrigo Quijano, (MÉRIDA, YUCATÁN; 1992). Licenciado en Literatura Latinoamericana por la Universidad Autónoma de Yucatán. Es coautor de las traducciones de poesía ghanesa publicadas por la revista electrónica Círculo de Poesía (2012), e instructor de talleres de sensibilización literaria en espacios como la Escuela Preparatoria Dos de la UADY y la Feria Nacional del Libro de la UNACAR. En 2013, adquiere el segundo lugar del Certamen Regional de Poesía José Díaz Bolio con el poemario La sal Enferma, obra editada en 2015 por la Secretaría de la Cultura y las Artes del Estado de Yucatán . Como parte de su incursión en el género poético, en 2014 se hace acreedor a la beca Los signos en Rotación que ofrece el Festival Interfaz del ISSSTE, y es antologado en el volumen Desde los siete azules. Actualmente se desempeña como profesor de Literatura a nivel medio superior, y se introduce en el ámbito de la gestión cultural con el colectivo Península de Letras, Algo de su producción literaria puede encontrarse en revistas como Morbo, Morbífica y Vozquemadura.

Anuncios

Singular: 1 comentario en “Tres poemas de Rodrigo Quijano”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s