César Rito Salinas

No hay comentarios

Oaxaca Malcom Lowry

Para Adriana Gijón

 

Pacheco dice que la poesía acorta el espacio

entre lo que se dice y se quiso decir.

La poesía es ese territorio acortado.

 

Cambiar el sentido de las palabras,

marcar el papel por unas flechas

que unen y desunen el signo.

Rotar la piedra (a veces piedra a veces

roca), unir las letras, hacerla una.

Por qué el porqué.

Vuelta y coma, corchete.

La x en la coma.

La escritura toda como signo que pasa

entre los ojos lectores.

Cambiar la d por la t.

Cuando, cuanto.

Borbotón alegre, escritura acuática

que se reconfigura

permanentemente.

Giro rotundo, exacto, vivo, territorio donde las palabras suceden.

Sol y luna entre los ojos, eclipses encendidos.

La eternidad ocurre sobre, entre perecedero.

Papel que flota

con tachaduras y flechas giratorias.

 

***

 

En la pequeña cesta de carrizos                                  En su soledad inmóvil el antiguo Marinero añoraba la luna viajera y las estrellas

que siempre permanecen y siempre avanzan…/

arden vivos limones y nísperos, olorosas hojas del árbol.

El jardín levanta su muro de sombra,

telarañas donde dormita vencido el cadáver de la abeja.

Más allá de todas las historias

avanza la tarde colmada de aceite y miel,

sol que muere entre las piedras.

Casa de los padres,

el aire inclina en el patio travieso

la cesta de Caperucita Roja.

 

“Oscura como la tumba en que mi amigo yace. Fernando está enterrado en Villahermosa. Asesinado. Bebía demasiado mezcal. Güisqui mexicano. (…) El título es demasiado largo: “Mi amigo yace” (Lo sugirió Primrose.). (…) La tripulación arranca las hojuelas del moho: martillazos en el cerebro. (…) Me temo que eso fue la consecuencia de una caja de no muy buen Whisky americano comprado en Los Ángeles porque me gustó su nombre, Green River”. (Malcom Lowry, Por el canal de Panamá, con traducción de Salvador Elizondo).   

“¡Adiós, territorio de La Mordida –adiós y que Cristo te envíe el mayor dolor! (Bueno, retiro esto último: Cristo ya te ha envidado suficiente. ¡Mejor vive, maldito México, y seas ejemplo para los hombres de la caridad cristiana que profesas y, si no, que la abominación te destruya!”. Imagino la cara de Salvador Elizondo la madrugada de tabaco y voces en que traduce la maldición lowryana a la patria, ja,ja.

 

En una pequeña cesta de carrizos,

arden vivos limones y nísperos, etc.

 

***

 

Cola de la lagartija imbatible que se abre paso como metáfora en el corazón del necesitado. Cola mocha que regenera el cuerpo todo, extremo mutilado en que rebrota sobre la piedra el cuerpo entero, agitación indetenible del extremo que funda. Como la noche regresa sin ayuda exterior, fuerza que trabaja de dentro hacia afuera, que nunca deja de moverse, terca y ciega, dentro de la sed de la tarde.

 

 

César Rito Salinas (Tehuantepec, Oaxaca, 1964) Es ganador del Primer Concurso del Festival Poesía en Voz Alta, Casa del Lago, UNAM, y participó en el Festival Internacional de Poesía. En 2016 publicó el libro Atzompa, (Editorial Pinos Salados, Mexicali, Baja California). Vive en Oaxaca.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s